From "Cult of Personality" to straight-up Cult

Barrera Tyszka
Alberto Barrera Tyszka

Chávez biographer Alberto Barrera Tyszka really nails the strangeness of our current predicament in this OpEd in El Nacional today.

The takeaway? We’re no longer really “the opposition”; at this point we’re the apostasy,

El Gobierno, desde muy temprano, ha impuesto sobre la muerte del presidente una condición de obligatoriedad religiosa. En el fondo, más que un duelo, estamos en la construcción de una idolatría. La nueva misión del PSUV es perseguir herejes.

Se trata de una diferencia importante. Una cosa es el respeto ante la muerte, ante el dolor, ante la figura del presidente, y otra cosa muy distinta es creer, aceptar y promover a Hugo Chávez, con su difícil enfermedad y su fallecimiento, como un sacramento celestial, como una nueva deidad a la que todos los venezolanos tenemos el deber de venerar ciegamente. El oficialismo está empeñado en mezclar estos dos ámbitos. El Gobierno confunde respeto con sometimiento. Pretende que la popularidad de Chávez se convierta en un instrumento de control, incluso de censura. Si no lo aceptas como redentor, nos ofendes y te conviertes en un miserable apóstata.

A powerful read.

Caracas Chronicles is 100% reader-supported. Support independent Venezuelan journalism by making a donation.