The Precise Instant Everything Went to Hell

Pancarta-Chavez-BCVIt’s a luxury, really: not that many countries are able to pinpoint the exact moment when the wheels came off their economic institutions and macro-chaos became inevitable.

We can.

It happened on November 9th, 2003, during Aló Presidente #171:

Esta es mi discusión con el Banco Central y yo quiero hacerla pública porque tengo tres meses en esto y no he podido avanzar un milímetro. Entonces yo le dije a Diego Luis Castellanos, bueno, yo voy a hacer pública esta discusión y si no llamo a un referéndum, yo puedo llamar a un referendo nacional. […]

Yo le digo, ¿dónde está la tabla de las reservas internacionales? Pásame la tabla porque yo voy a comenzar a debatir esto públicamente, yo pido apoyo a los productores del campo, a los sectores privados porque el Banco Central no puede negarse a esto. No es justo que se niegue. 

Bueno, las reservas internacionales, ya tenemos aquí la cifra grabada, estamos llegando a casi 21 mil millones de dólares, ah, para tener eso depositado en los Bancos de Estados Unidos y de Europa, un dinero que es de los venezolanos, ¿qué hacemos nosotros con tener 20 mil millones de dólares depositado en los bancos? ¿Por qué no podemos utilizar mil millones de dólares que es lo que le pido yo solamente, mil. 

Ese dinero no es del gobierno, ese es un dinero del país, tampoco es del Banco Central. Ese dinero no es de ustedes amigos del Banco Central, ese es un dinero de los venezolanos- Ese dinero, dame acá, aquí está, Diego Luis, yo te lo dije, y lo estoy cumpliendo, la última vez que nos vimos te dije: entonces voy a llevar esta discusión que estamos haciendo en privado para que el país lo sepa, porque estamos en democracia. 

Y no puede ser que porque ustedes no quieren entonces se tranque una vía que está en la Ley del Banco Central de Venezuela, yo lo que le estoy pidiendo al Banco Central, quiero que lo sepa el país, los productores privados porque esto no es para el gobierno, es para ustedes los que van a sembrar el algodón, las caraotas, los que van a criar lospollos, los que van a criar más cerdos, los que van a criar ganado, los que van a hacer la leche, los que van a procesar todo eso. Eso es para ustedes los productores privados, el cultivo de la soya, nosotros estamos importando todo el aceite de soya del mundo para acá, teniendo toda la mesa de Guanipa, nada más, para hablar solo de una zona especial, donde pudiéramos sembrar toda la soya que necesitamos. 

Ahora, no es justo porque yo no tengo el dinero para apoyar a todos los productores. La banca privada, tampoco apoya resueltamente a los productores, apoya a un pequeño grupo, porque la banca privada bueno, se maneja, bueno, es privada pues, yo no puedo obligar a la banca privada, aun cuando hay una ley que los obliga, a apoyar proyectos agrícolas, pero eso tiene sus límites, entonces el Banco Central, miren ustedes, miren como han crecido las reservas internacionales, 20.700 millones de dólares, de esto yo le estoy pidiendo al Banco Central mil millones de dólares nada más, es decir, son millardos, ellos tienen, tenemos, no es que ellos tienen, esa plata es de todos nosotros porque es la plata bueno, que ingresa al país, producto de la venta del petróleo, producto de las exportaciones que ustedes hacen, son los dólares que tenemos ahí, entonces los hemos ido recuperando, recuperando, como los golpistas no se los pueden llevar ahora porque hay control de cambio y los estamos administrando con mucho criterio, y dándoles solo a los que realmente lo necesitan, de 21 millardos de dólares.

Yo a nombre del país, sobre todo de los productores agrícolas, le pido al Banco Central un millardito de dólares, uno, uno, un millardo, si el Banco Central se sigue negando, yo voy a pensar entonces o en una acción judicial, con el Tribunal Supremo de Justicia pero para ello pido el apoyo, no es Chávez, esto no es Chávez que quiere pelear, No, no, yo no quiero pelear con nadie, sólo estoy defendiendo los intereses de la nación que es mi suprema responsabilidad, entonces pido la comprensión y el apoyo de la Nación, para que el Banco Central, los directores del Banco Central que creo que son 8. 

Yo les tengo respeto a todos, a todos, hace unos días llamé al doctor Maza Zabala, porque ha cumplido año, cumplió no sé cuántos años, creo que 50, 25 años, doctor Maza un abrazo. El doctor Maza Zabala es un gran escritor, es un gran intelectual venezolano, economista de fina pluma y de fino humor también. 

Bueno doctor Maza, feliz cumpleaños de nuevo, pero, yo le pido a usted doctor Maza, a usted doctor Castellanos que son los que pueden tomar esa decisión, vamos soltemos, no sé unos conceptos que no están a tono con la gran necesidad de producción agropecuaria que tiene el país. 

Se trata de eliminar las exportaciones, de dejar de importar pollo, caraota, ropa, aquí podemos sembrar todo el algodón y el algodón nuestro es de lo mejor del mundo para dejar de importar tanta ropa, eso va a generar empleo, el estado y el sector privado, bueno, entonces tenemos unos planes especiales que apenas avanzan un pasito, pero pudiéramos avanzar mucho más si el Banco Central de Venezuela nos aportara esos mil millones de dólares para arrancar en firme, pronto, un gran proyecto.

The current crisis has its root in this bizarre episode of televised bullying. Every shortage, all the run away prices, every time somebody is asked to show a kid’s birth certificate to buy a pack of diapers: all of it flowed from this moment.

In a normal country, it all would’ve come to a head much sooner, but the oil boom brought in so much money that the consequences of this outburst took over a decade to work themselves through the system.

What’s amazing, reading it now, is realizing that even in late 2003, even after the coup and winning the Recall Referendum, even then Chávez faced some, few, institutional restraints. He couldn’t just bark an order and expect automatic obedience from BCV. He had to fight, spend real political capital, to dismantle the institutions that sustained macroeconomic order.

But he made it a priority. And he got his way.

History must record that nobody at BCV resigned in protest.

Caracas Chronicles is 100% reader-supported. Support independent Venezuelan journalism by making a donation.