Laura Weffer le hace swing a una recta por el medio del plate

0

lauraFollowing on from our GoogleHangout last night, we have a guest post by Efecto Cocuyo’s CEO Editorial, Laura Weffer. Incidentally, if you haven’t already (tsk-tsk!) you can donate to Laura and LuzMely’s amazing initiative here. Then (but only after you’ve done that!) go ahead and follow Efecto Cocuyo on Facebook here. 

Gracias a todos por acompañarnos en nuestro primer hangout. Resultó ser una experiencia muy interesante hasta que se se cayó la comunicación justo antes de entrar a la parte de preguntas y respuestas.

Sin embargo, mi querido Quico Toro me hizo llegar la inquietud de un usuario anónimo sobre Efecto Cocuyo. Con gusto paso a responderle:

Todo el proyecto (desde el nombre y el lema) suena muy “cuchi”, pero poco sustentado en la realidad, y eso es tan evidente que es hasta tierno. Por ejemplo, ¿cómo pueden los venezolanos que aún viven en Venezuela, que serían el primer “público cautivo”, contribuir con ellos si las contribuciones están fijadas, de entradita y sin empacho, en dólares? ¿Es eso realista? ¿No es un poco “sifrino” y alejado de la realidad sobre la que pretenden dar luz? ¿No era más lógico dar la opción de contribuir también en bolívares para que el acceso de la gente fuera más general y “democrático”? Además de “cuchi”, el proyecto parece excesivamente ambicioso, ¿Qué harán si no alcanzan sus objetivos económicos? ¿Devolverán las contribuciones o, a la criolla, “se harán los locos”? Si consiguen los fondos para funcionar, así sea a medias, el primer año, ¿cómo harán con el segundo y el tercero? ¿Lo pensaron realmente a largo plazo o lo hicieron, a la Eudomar Santos: “como vaya viniendo vamos viendo”? ¿Es esto realmente un “emprendimiento” (palabra usada un poco al garete en estos tiempos) o simplemente una aventura desesperada ante la realidad, por otra parte ineludible, del ahogo de los medios? ¿Pueden explicar qué significa “periodismo independiente” realmente, y, además, por un medio restringido en su alcance y penetración como la internet? Verbigracia: Caracas Chronicles tiene casi tantos años como el régimen, un prestigio bien ganado y bastantes lectores, pero ¿ha generado alguna ganancia económica? ¿No es un poco cándido, por no decir pretencioso, creer que pueden mantener el “equilibrio informativo” en una sociedad donde todo está desequilibrado y la mayor parte de los medios televisivos, radiales e incluso impresos están en manos del gobierno o sus secuaces, y eso acompañado de una propaganda brutal y bien pensada? Por último: los contenidos que han generado hasta ahora no difieren demasiado de los de otras páginas de información que tienen, sea años en el mercado, sea soporte publicitario, como Contrapunto, por mencionar una de las nuevas. ¿Cómo piensan diferenciarse de los demás,más allá de la “cuchitura” y las buenas intenciones?”

Vamos por partes: particularmente no tengo ningún problema con el término cuchi, me parece cuchi. Pero la verdad es que Efecto Cocuyo es un proyecto con un sentido social arraigado y una visión romántica sobre el periodismo; pero acompañado de un sólido plan de negocios elaborado durante meses con una incubadora de emprendimiento que hizo el acompañamiento. La visión es crear un modelo de medio digital que sea autosustentable y con un patrón replicable en otras latitudes.

Nuestro “primer público cautivo” es toda aquella persona que esté interesada en el periodismo libre y en el apoyo de la democracia en Venezuela. No necesariamente tienen que ser quienes viven dentro del territorio nacional. El llamado es para cualquiera que sea sensible a la realidad que estamos viviendo y que esté convencido de que es importante su colaboración. No hay aporte pequeño. Todo cuenta.

Hicimos un plan en el que incluimos el lanzamiento de Efecto Cocuyo en el exterior porque tuvimos la oportunidad de viajar y dar a conocer la iniciativa en otras partes del mundo. Es muy realista, tanto que se ha visto reflejado en la actitud y el resultado de hasta ahora en el microfinanciamiento.

De sifrino nada. Nuestro levantamiento de fondos es por etapas. Inicialmente será en el exterior y luego incluiremos a los usuarios nacionales (en una fecha que próximamente anunciaremos), que por cierto, ya nos han hecho saber de su interés en contribuir.

Una de nuestras premisas fundamentales es la transparencia. Nuestra proyección es para funcionar por dos años tal como lo estamos haciendo ahora. Pero si la meta no es alcanzada, igual con lo recaudado hasta ahora nos permitirá funcionar cómodamente por los próximos nueve meses. Eso, sin contar las otras fuentes de financiamiento previstas tales como producción de contenido y publicidad. Con respecto a este punto estamos buscando un modelo que permita su utilización pero que no comprometa nuestra independencia. Por cierto, cuando hablamos de independencia lo hacemos porque detrás de Efecto Cocuyo no hay ningún partido político, empresario, gobierno o banquero. Somos Luz Mely reyes y Laura Weffer que decidimos poner nuestro rostro y experiencia para echar adelante un proyecto de vida que cumple con nuestro impulso vital: cumplir con el compromiso social y ético de informar.

Le reconozco que los periodistas somos malos con los números, por eso justamente hemos hecho sinergia con la incubadora de emprendimiento llamada Ecoem, con quien hemos diseñado un modelo adaptado según las particularidades financieras y económicas de Venezuela, teniendo en mente que hacer periodismo de investigación es costoso; pero sin dejar a un lado la responsabilidad social de nuestra profesión. Por supuesto que hay un plan de negocios y bórrese de la cabeza la posibilidad de que “nos hagamos los locos”. Para nosotras este es un plan de vida y esperamos que dure más de dos o tres años.

Es cierto que ofrecer un periodismo equilibrado en estos tiempos es por decir lo menos, retador; pero no imposible. Es trabajoso, es difícil, es complicado; pero la otra opción es paralizarse. Paralizarse por miedo, por incertidumbre, por tristeza, por depresión y nosotros decidimos seguir hacia adelante. Es una decisión muy personal, pero la acogida ha sido tan sonora y calurosa, que nos ha dado fuerzas para lograr mucho en muy poco tiempo.

En cuanto a nuestro contenido le aseguro que hay muchos elementos diferenciadores. Apostamos por la noticia pero también por el contexto y la agenda propia.

De los artículos más leídos esta semana está uno que se llama: De la A a la Z de los bonos venezolanos en el que explicamos lo más básico de este instrumento financiero basado en las preguntas de los usuarios.

También tenemos en exclusiva la historia del cabo que murió en los ejercicios militares de Apure y una entrevista con el padre de Kluiberth en Táchira al cumplirse un mes de su asesinato. Hay un elemento común, el elemento humano.

No podemos abstraernos de la realidad; pero la abordamos desde una perspectiva novedosa.

No tenemos una redacción sino un laboratorio de ideas. Apenas somos seis periodistas, pero muy comprometidos todos. Además, nuestra gran meta es establecer comunicación con el usuario, crear redes. Un solo cocuyo no hace la diferencia, pero muchos, juntos, seguro que sí logran alumbrar el camino.

Gracias por su interés. Entendemos su escepticismo y lo invitamos a confiar en esta iniciativa que lucha por su derecho a estar bien informado.

Caracas Chronicles is 100% reader-supported. Support independent Venezuelan journalism by making a donation.

1 COMMENT

  1. Gracias por su respuesta que, en resumen, confirma mi intuición: debemos confiar en ustedes porque son entusiastas, optimistas y románticos, y tienen un buen plan. Muchísima suerte con su proyecto.

    • Ey, ya va, como que “muchísima suerte con su proyecto”? y ya?!??!

      no no, dejame explicarte: plata! Necesitan plata! Pásate por IndieGogo y mándales algo, coño, aunque sea 5 dólares: bastante se esmeraron en responderte!

      • Ni tanto esmero, La respuesta fue automática, ensayada, y de un “sketchy” que asusta. Las cosas dejaron de ser “cuchi”, al menos para mí. Una superficial sonrisa bonita de “good company” tiene sus límites, sobre todo, cuando asoma la mano ansiosa de agarrar lo que pueda bajo el guante de seda… Fue apenas un “rehash” del discursillo que han tenido desde el principio, y al que le planteé preguntas, quizás impertinentes, pero no por eso menos válidas. El periodismo respetable se basa, estemos claros, en las preguntas “impertinentes”, no en las fáciles. Y en obtener respuestas, claro.

        Tonto yo: alguna esperanza tenía de otra cosa, pero usted lo ha reducido todo a un asunto de efectivo. Cash rules! La respuesta que me dieron fue: “‘¡Confía, que nosotros sabemos lo que queremos hacer!”, y punto. Y dije: “No, gracias. Mucha suerte”. Fui cortés. Excesivamente cortés. Ahora usted me requeteconfirma mi intuición. Quieren estafarme a partir de mi propia indefensión en Venezuela. Gracias, pero no, gracias. Vivo la realidad de este país y no necesito que me la interpreten por internet. Todavía soy dueño de mi criterio… y de mis viajes en carrito para conseguir comida…

        Pero ya que usted insiste en lo que “necesitan” como si fuera un “chistecito”, le respondo: ya yo voté por Chávez y la nueva constitución desde esa confianza en el idealismo, el romanticismo, el entusiasmo y las buenas intenciones. Hace 16 años, Chávez parecía una esperanza. Esas que uno identifica con la izquierda. Yo solía ser de izquierda, Creía en “los poderes creadores del pueblo”, en la creación de redes, como dicen ahora. Me comía a la “Nueva Trova” y a la idea del paraíso cubano como su fueran realidades. Y aprendí: proyecto con soporte y resultados por delante o… no me joda usted, caballero.¡Bacié! En mi tierra dicen: “Plata en mano, culo en tierra”. Eso quiere decir: sentido común ante nada. Si le deseo suerte al proyecto es porque creo que la necesita. Es más: es un proyecto que depende de ella. Es lo único que tiene: la suerte que confían les llegará. En Venezuela, la que vivo, la gente ya no compra periódicos. Mucho menos va a pagar por información “on line” que está, con ligeras variaciones, en otros sitios, y de gratis.

        Don Francisco: soy zorro viejo y LEO las palabras, no las “ideas”, ni los “ideales”. Con ideales y planes “sólidos que yo conozco” ganó Chávez. ¿O no? El “por ahora” o “estos nueve meses” no me dicen nada. Será insensibilidad en mi caso, supongo. Será desconfianza o depresion, seguro. Pero ¿optimismo a la fuerza? ¿Mandarles algo por mandarles algo? Para eso, seguiría siendo chavista y de izquierda… a la fuerza. Ya yo estoy en la realidad que ese “por ahora / en estos nueve meses” creó. Y no es “cuchi”.

        “Yo vengo comiendo flores por todo el camino real”, por parafrasear la canción usada por los chavistas, no es una respuesta esmerada..De vaina es una respuesta. Y si hablamos de necesidad de plata (dólares), yo también los necesito. No los tengo. Nadie los tiene, excepto unos pocos.Yo tengo cada vez más bolívares que compran cade ves menos cosas en Venezuela. Y tengo una realidad cotidiana de la que no necesito que me informen románticos y trasnochados. La vivo saliendo a la calle. Los cocuyos sólo se ven de noche y, en Venezuela, la única que sale de noche es la Luna.

        Le deseo éxito a Efecto Cocuyo porque es de las iniciativas que hay. Bienvenida sea.

        No sé si este proyecto pueda funcionar “just with a little help from my friends”, que es lo que usted les ha dado. Espero que sí. Repito: les deseo suerte. La van a necesitar.

          • Bueno, no sé si esté muy coherente después de mis ejercicios en las colas, pero allá va, señor Toro… que lo de “mijo” es despectivo y no le cuadra por cosas de los años … aunque se lo merezca…

            ¿Usted cree que las respuestas de esa “guerra avisada” que fue lo del “hang-out” no fueron pensadas, ensayadas? Anja.

            Me decido, a la criolla. Lo fueron… Fue una conversa ente panas, no un trabajo sobre la realidad… ¿O sí?

            “Somos amiguitos y nos queremos mucho”. “Es mi heroína, mi ejemplo”. Siga el lector con sus pleonasmos. No hizo usted una presentación, sino una apología…

            “Todo es igual, nada es mejor”… de allí mi desencanto… Entre la improvisación del “plan de negocios” y la “respuesta ensayada” de la esperanza “porque es lo que hay” y la llamada a la “confianza” no hay contradicción real. Es todo parte de lo mismo. Hay que creer porque hay que creer… y eso es TODO lo que hay. “La realidad te la voy a dar interpretadita porque yo soy periodista”. Lo demás es ser un derrotista/pesimista… Y ahí carga uno con sus descalificaciones desde el lado más “cuchi” de la realidad… Es terrible para la gente más o menos pensante y que no ve salida. Pregunto: ¿la hay? ¿Hay salida? ¿Salida “cuchi”?

            ¿Es posible, en la Venezuela actual, el “periodismo independiente”, impoluto? Eso de “el periodismo primero”. que usaron en Últimas Noticias en cierto momento, suena tan cercano a lo que Dudamel se dice a sí mismo (“la música primero”) que al menos a la gente como yo le da pánico… y con razón. Con la música (más o menos) vale, pero ¿desde cuando el periodismo es un arte impoluto? El periodismo es un oficio de servicio, no de poder. Si usted lo concibe diferente, vaya error. seguramente mío…

            ¡Caramba! El periodismo es un oficio, muy mal ejercido en Venezuela, en términos generales… Se supone que es un “poder”, pero aquí pasa de todo, todos los días… ¡y no pasa nada! Nos escandalizamos por twitter y basta… apenas… Y vienen a decirme que le dé plata a una gente que, por twitter y otros medios, SÍ va a hacer la diferencia porque… ¿quiere? Soy periodista, y no sé cómo hacer la diferencia, excepto por mi terquedad de interpelar a los que son optimistas. De cualquier bando. Y si son “a breath of fresh air” me vale madre. En Venezuela, en la de todos los días, todos estamos asfixiados…

            Los periodistas de verdad viven inmersos en lo que viven. No en ilusiones. No en “misiones” A los que conozco, que son cada vez menos, les vale poco la pretensión de “narrar”. viven el periodo en el que viven. Ese mismo en el que deberían vivir, sin compromisos previos. ¡Ah! ¡La vida! Pero sí: yo debiera contribuir con 20 dólares a “Efecto Cocuyo”.

            Venezuela NO vive una situación más o menos normal, en la que consejeros del primer mundo puedan dar señas sobre cómo fundar una empresa periodística “sustentable” en la que se puedan tomar posiciones torremarfilescas, de “noli me tangere”. A lo mejor es egoísta, lo sé: se trata de la supervivencia de uno mismo, no del “periodismo”, o de “la música”, o del “arte”. Hablamos de gente sin “misiones de vida” como yo, como la mayóría…me atrevo a afirmar que como todos. La cosa está en términos mucho más primitivos y más básicos. ¿Sobrevivo o no sobrevivo? ¿Le cedo un paquete de harina PAN al efectivo de Efecto Cocuyo o me lo quedo por si acaso? Efecto Cocuyo come arepas, eso es claro, pero ¿amasa la harina? ¿Sí? ¿En serio?

            Agrego más: Efecto Cocuyo es una improvisación concebida, muy bien concebida, para venderse y ganar plata para funcionar de ciertos modos (¿no deberìan contratar a un canadiense que para hacerles los “spots”?), dependiendo de los ingresos, claro. ¿Hay algo de romántico en eso? “Tanto pones, tanto vales, tanto recibes”. “Con 5.000 dólares eres VIP y tienes el teléfono de Batman para llamarnos”. Ajá. Sí. Ahora viene el “discurso” sobre las “redes”. Entiendo. Es ideal. Pero en la concepción no importa si alguien que puede aportar 0,50 dolares trae una historia de primera, al menos en apariencia. Van a la zaga de la realidad. Noticias de AFP, que usan, no son novedades…. a menos que uno crea, como tantos periodistas, que solo uno tiene acceso AFP. Voy más allá: los que aportan un dolar reciben un agradecimiento por correo… en un par de meses… si todo sale a pedir de boca… Las respuestas automáticas son fáciles… pero las retardadas son ofensivas… La plata manda. ¡Vaya romanticismo, caramba! Eso es y ha sido Venezuela desde siempre. No hay cambio. Los viejos ricos se casan con los nuevos ricos y aquí no ha pasado nada… La plata manda… Una tarde de recoger fondos en Petare y explicar por qué parecen un saludo a la bandera… y lo son. Sonrisitas incluidas….¿En la Venezuela actual bastan las sonrisas? ¿O los 20 dólares?

            Por eso, creo, dudo: por dirigirse al romaticismo y la esperanza de otros (y la propia, qué duda cabe), pero con el acento siempre puesto en el “micromecenazgo” (en dólares) y en la publicidad de sí mismos (“la propia cara”) y no en la realidad del producto que ofrecen y que ya debería tener lectoría y seguidores reales, no “simpatizantes” por twitter y páginas como ésta, que ponen su prestigio, bien ganado, al servicio del “amiguismo” sin crítica ni criterio… “You are my hero”, y eso basta. Puro entusiasmo, “te quiero mucho”, cero análisis. En dos platos: venden un producto a futuro, como el chavismo, del cual son expresión PROFUNDA, hablando desde el terreno del alma. ¿Y si el futuro no llega? ¿O si ya llegó y es éste que los venezolanos de a pie vivimos a diario?

            De nuevo: les deseo suerte sin fin. La necesitan. No escribiré más. Es inútil.

          • Dale. Colabora. Nadie te lo impide. Pero te advierto que es una colaborción de poco aliento… Ya se comunicarán las responsables desde sus destinos….

          • Its like reading Celine and Nietszche, but less uplifting….

            By this standard, any patron of journalism is a hopeless idealist and failed entrepreneur.

            So folks, fork over some money: YOU TOO can be like Jeff Bezos!

          • Dice que es periodista, pero aún así se esconde tras un anónimo…los periodistas venezolanos que estamos aquí luchando (porque aunque usted la quiera banalizar es una lucha diaria) damos la cara. Salimos al ruedo. Nos plantamos a las dificultades. Se nota que no ejerce desde hace rato. En venezuela se hace un periodismo de primera línea, entre otras cosas porque los obstáculos son reales. Tengo colegas a los que admiro incondicionalmente y que están muy inmersos en lo que ocurre. Arriesgan su vida por publicar información, eso es mucho más inmerso que hacer una cola (que también las hacemos) o no, señor anónimo?

  2. Otra cosa, si me permiten una palomita. There’s nothing more annoying than being pushed (aka lightly shamed) into giving to a venture that comes across — to me at least, and forgive my analytical being, if not business background — as somewhat insubstantial — por ahora.

      • You did not get my drift, Francisco. I’m referring to the pushing from CC, you being one of the “pimps”. When I start seeing substantial efforts, I will contribute. Until then, I’m not yet convinced. We have too many damn romantics floating around, and then we wonder why Vzla can’t get its act together. I have nothing against romantics, but they better have something to show if they’re looking for money, dizque inicialmente (pero no en realidad) en el exterior, as the facebook page showed, the link you didn’t want people to go to until they paid. Coño, honestly.

        • “Something to show”, Syd? We’re talking about a project led by two of Venezuela’s best journalists, with a proven track record and a string of awards to show for it. If you want to take the comfortable route and sit it out while others take the risks, that’s your privilege. But don’t dress it up as being hard-headed.

          • A string of awards to show for it…

            Awards are easy. You just have to lobby for them.

            Ah! If awards were all…

          • Do you really think you know them, Phil? They are just as human as the rest of Venezuelans. They only think of themselves. As avid as we are. Don”t be fooled by prizes. Prizes are easy.

          • Actually yes. I’ve known both of them for years and have a very high opinion of them, personally and professionally. Even if they are wrong about the viability of their project, I can see no reason to impugn their motivation. In fact I’m baffled by all these personal remarks.

          • Phil: Give away what you will. It’s your privilege to believe in prizes and whatnot. As it is mine not to contribute. That’s all democracy is about… or isn’t it? I can only see quite a flimsy project, and, as I only have 300 $ to spend, I reserve my funds for a pair of jeans… Moralizing fits you cheap, man…

          • I have a LOT more to say, not as much as Anónimo. But I’m tired at this time. And I’m surrounded by navel-gazers who love to chuckle and embrace one another, while shying away from demanding or delivering much seriousness.

          • Navel gazers? ¿Gente que se mira el propio ombligo? Yo conozco gente que tiene, mínimo, ocho ombligos, y no se cansa de mirarlos. Yo sí, de verlos mirándoselos… And I can chuckle too…

  3. Después de lo sucedido con Últimas Noticias y el Universal me sorprende ver tanta snarkiness respecto a EC, iniciativas como estas son indispensables para que haya algo que se pueda llamar verdadero periodismo en Venezuela luego de la arremetida chavista.

  4. Good luck to Efecto Tocuyo. Seems like they have honorable standards and good intentions.

    One of the first things they should thoroughly investigate is el arroz con mango, Huge Coroto Chavista named “Smartmatic”, now that Venezuelan “elections” are coming again..

    The Miami Herald started digging in back in 2004, Friday May 28, 2004 [ F2 EDITION]:

  5. Some people here are masters in the art of alienating allies. It’s like when Emiliana was on Al-Jazeera with that other girl speaking up against the regime, and many people were here criticising them for no reason at all. I don’t understand why people do that. If these six journalists from EC are brave enough to do something against a criminal dictatorship you also hate, you should support them, but if you don’t want to support them, then just shut up! But to discourage them by using harsh language and unfounded criticism is not only stupid, but evil too, because you are helping Cabello and Maduro.

  6. Una nota muy al margen, cada vez que creo que entiendo el “slang” venezolano me encuentro con una metáfora de béisbol y vuelvo a quedar perdido. Yo, por mucho, entiendo “la sacó del estadio”.

  7. La verdad que los venezolanos somos igualitos aquí y en Pekín, chamarros u opositores: criticamos todo (yo incluido evidentemente), esperamos que nuestros problemas los resuelvan los demás (como con el condominio), y nos gusta todo de gratis (cual misión gobeirnera).Eso sí, como a algunos les encanta una pinta y una pantalla y acompañarla de una buena verborrea hechona. En conclusión, Quico tiene razón: ó es chicha ó es limonada. Yo por mi parte me abstengo del café citó del mediodía y de los tragos prescindible para donarle al Efecto Cocuyo (el mes pasado por cierto). Ahh, y por favor ahórrense los insultos, tengo la piel gruesa.

  8. I don’t understand the animosity towards people who are doubtful of EC’s business model and its sustainability. Granted, as an editor of this blog Quico has the right to publicly promote causes he see as worthy and, why not, encourage people to donate towards such causes. But from there to bashing people who have anything but utter faith in this particular project…isn’t that a bit of a leap?

    The EC team seem to have laudable motivations and the will to do the work, but if they say this is a sustainable project and when questioned about said sustainability their answer is “we have a plan”, wouldn’t you expect some people to inquire further? If some people want to donate for a 9 months ~ 1 year communications effort, great! Good on them. If some don’t want to donate unless they can see this making a difference for a longer time span, do you really need to shame them for that?

    Best of luck to the people behind this project (guess I’ll be attacked for saying this as well?)

  9. This may help EC in its next presentation, and may explain why several of us were so unimpressed with the content and hazy direction of the exchange in the Hangout:
    https://www.daniels.utoronto.ca/news/2015-03-25/12-things-every-grad-student-presenting-their-thesis-should-know

    There were other factors involved, already mentioned by some in the commentariat. But the link has content that may provide better direction to those wishing to build a media organization.

  10. Laura, me parece genial lo que están haciendo. Les va a ir muy bien porque son excelente profesionales y tienen el apoyo de gente que cree en Uds. Esto es lo que necesitamos como pais, gente emprendedora que tome riesgos, con planes bien pensados y estudiados. Pa’lante.

  11. You really make it seem so easy with your presentation however I find this topic to be really one thing that I think
    I’d never understand. It kind of feels too complex and extremely extensive for
    me. I’m having a look forward in your subsequent post, I will try
    to get the grasp of it!

  12. En Efecto Cocuyo no le tenemos miedo a las críticas constructivas. Por el contrario, en muchos casos son generosas y más que dignas para ser tomadas en cuenta. Porque nosotros no tenemos todas las respuestas y es posible que nos equivoquemos, pero tenemos la disposición absoluta de mejorar cada día. Estamos emprendiendo y trabajando duro, durísimo para sacar el proyecto adelante. Lo que me alivia de estos post es que ninguno de ellos tiene una crítica negativa de fondo y de peso. Nada que criticar si un señor se quiere comprar unos pantalones en vez de dar esa plata a Efecto Cocuyo. Es probable que no le interese de manera particular tener información independiente sobre lo que ocurre en Venezuela. Porque quienes despachan el tema de manera tan ligera, es probable que no estén al tanto de las dificultades de acceso a la información en este país. En fin, gracias eternas y profundas a quienes nos han donado y a quienes no pero creen en nosotros. Nuestra gratitud no se mide por el monto de la donación. Laura

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here