Con Homeopatía No Resolvemos Nada

dilutionEstimada Vanessa,

Leí con interés tu artículo en EfectoCocuyo sobre el alarmante crecimiento del uso de “tratamientos” (por decirlo de alguna manera) homeopáticos en el contexto de la creciente la escacez de medicamentos convencionales en el país.  Es un artículo desolador, un retrato de una sociedad al borde del desquicio por la desesperación causada por la escasez de medicamentos.

Lamentablemente, debo decir que tu manera de abordar este tema puede dar pie a malas interpretaciones que podrían poner en riesgo la salud de tus lectores.

No es cierto, Vanessa, decir que alrededor del uso de la homeopatía “existe una fuerte polémica.”

Se puede decir que sobre un tema existe “una fuerte polémica” cuando expertos calificados en la materia difieren en sus conclusiones al respecto.

Al rededor de la homeopatía lo menos que hay es polémica. En términos científicos, lo que existe es lo contrario de una polémica: un consenso sólido, practicamente unánime, fundado sobre una enorme base de investigación que data de hace ya varias décadas.

Tras cientos de estudios, no se ha encontrado evidencia alguna de que la homeopatía sea eficaz en el tratamiento de dolencia o enfermedad alguna.

Como bien menciona tu artículo, el Consejo Nacional de Salud e Investigación Médica de Australia hace muy poco publicó un meta-analisis de 225 estudios científicos y de 57 revisiones sistemáticas (systematic reviews) sobre los tratamientos homeopáticos y llegó a la enfática conclusión de que no existe evidencia alguna que la homeopatía funcione mejor que un placebo para ningún tipo de dolencia.

Tampoco el australiano es el primer estudio de estudios ellegar a esa conclusión. Tan resuelta está la controversia científica que la comisión del parlamento británico que estudió el asunto llego a la conclusión que es antiético seguir llevando a cabo estudios sobre un tema ya dirimido.

Los australianos concluyen enfáticamente que “las personas que eligen la homeopatía pueden poner en riesgo su salud si rechazan o retrasan tratamientos para los que sí hay evidencia sólida de su eficacia y seguridad.”

(Aunque claro, ese justamente es el drama venezolano: la gente no escoge un tratamiento espurio pudiendo adoptar uno de comprobada eficacia, lo escogen porque los otros sencillamente no están disponibles.)

Lo curioso es que a pesar de la montaña de estudios y evidencias disponibles que dan fe que la homeopatía no funciona mejor que un placebo, la gente sigue confiándole su salud a un sector que, a estas alturas, sólo se puede calificar de abiertamente fraudulento.

Como comunicadores es imperativo que seamos diáfanos con nuestros lectores y reflejemos fielmente los consensos científicos tal y como son. Existen intereses económicos poderosos que tienen mucho que ganar creando la ilusión de polémica en temas en los que los científicos están más que claros. Tenemos una responsabilidad de no hacerles el juego a charlatanes y timadores.

Caracas Chronicles is 100% reader-supported. Support independent Venezuelan journalism by making a donation.