Something Obvious that Needed to be Said

Gustavo-Tarre-Briceno-Williams-Marrero_NACIMA20140325_0034_19Sometimes, the self-evident gets lost in the melée of day-to-day politicking.

Sometimes, stating those (on reflection, perfectly obvious) things is important. Vital.

Sometimes, saying obvious things out loud is the biggest contribution a politician can make.

So Gustavo Tarre gets big props from me for this perfectly obvious observation: of course the opposition has a program.

La oposición ofrece la siguiente bicoca: restablecer la democracia. ¡Casi nada! Tirios y troyanos, radicales y moderados, tradicionalistas y recién llegados, electoralistas y guarimberos, huevos fritos y atorados, marxistas y capitalistas, socialdemócratas, socialcristianos y liberales coinciden, sin diferencia alguna, en el mejor programa que se le pueda ofrecer a Venezuela: El gobierno del pueblo, para y el pueblo y por el pueblo. El respeto a los derechos humanos. ¡Una pelusa!

La oposición ofrece que las elecciones sean organizadas, preparadas e implementadas por una autoridad electoral imparcial; que en los comicios venideros nadie goce de ventajas indebidas; que los dineros y bienes públicos no estén al servicio de una parcialidad; que el voto de cada venezolano se cuente, que la voluntad del elector sea respetada y que pueda formarse a través de una información abierta y libre. Todo ello se completa con el regreso a la alternabilidad republicana. Casi nada pues…

La oposición ofrece volver a la discusión política. Sacar de ella la descalificación y el insulto; dar a todos la oportunidad de decir lo que piensan a través de medios independientes y libres; regresar a la cordialidad en el trato que siempre fue una característica de la política venezolana; eliminar el odio y el resentimiento.  Regresar al diálogo, recordando, como decía Antonio Machado, que para dialogar primero hay que escuchar; que nadie vaya a la cárcel por pensar distinto o, simplemente, por pensar.

La oposición quiere un Parlamento que legisle y que controle al gobierno.  Una Asamblea Nacional que no delegue sus funciones de manera irresponsable y sumisa. Una representación popular que interpele a los ministros, investigue irregularidades y censure a los responsables. Unos legisladores que discutan, propongan, argumenten y rectifiquen para finalmente aceptar la decisión de la mayoría, respetando los derechos de las minorías. Y, como si fuera poco, una Asamblea presidida por un parlamentario y no por un patán.

La oposición quiere esta bobería: que la justicia tenga los ojos vendados; que el Poder Judicial la imparta con sabiduría y sapiencia; que los jueces no oigan los dictados de nadie y que conozcan el derecho; unos magistrados que no tengan que temer la cárcel y el oprobio cuando decidan en contra de los poderosos; unas sentencias que protejan los derechos de los venezolanos, apliquen e interpreten la ley y que no la atropellen o pretendan modificarla; un Ministerio Público que no sea instrumento de venganza de nadie.

La oposición quiere una Contraloría que controle; que investigue las denuncias de corrupción; que sancione a los culpables; que no sea un instrumento político; que no inhabilite a nadie.

La oposición coincide en que la educación tiene que ser la primera prioridad, que todos deben tener acceso a ella; que los maestros y profesores tengan un sueldo digno; que los programas educativos no pretendan lavarle el cerebro a nadie; que las universidades recuperen la autonomía; que los estudiantes estudien para que la meritocracia deje de ser una mala palabra y vuelva a ser la puerta  que se abre a los mejores.

La oposición propone volver a la libertad sindical, a la discusión de contratos colectivos, a los fueros que protegen a quienes dirigen a los obreros y campesinos, al ejercicio del derecho de huelga dentro del marco de la ley; devolver al trabajo su dignidad, eliminando las limosnas y el bachaqueo.

Toda la oposición coincide en que hay que respetar la libertad económica consagrada en la Constitución; nadie justifica o discute la incapacidad del gobierno en el manejo de las empresas expropiadas; todos coinciden en querer crecimiento económico, abastecimiento y empleo productivo con un sector privado grande, fuerte y sano.

La oposición quiere una Fuerza Armada apolítica, que esté al servicio de la nación y no de una parcialidad; que tenga el monopolio de las armas; que no tenga que obedecer a extranjeros; que los militares se dediquen a la defensa de la patria, a estar preparados para la guerra para que esta nunca ocurra; que sus componentes tengan los mejores equipos y que no se compre chatarra para que los vivos se enriquezcan; que Venezuela no tenga que soportar el desprecio y las amenazas de un generalote guyanés que sabe que nuestro Alto Mando recibe instrucciones de Cuba y que no tiene nada que temer cuando nos enseña los dientes.

That’s a far-reaching, multi-layered, multi-faceted program that covers all basic questions in national life: the opposition stands for democracy, human rights, and fundamental freedoms in contrast to a government that drips with contempt for all three. And there’s total consensus on it. This is no small thing.

There are, of course, differences in emphasis here or there. If I was writing the article, for instance, returning to macroeconomic sanity would receive much higher billing and more than a couple of throwaway phrases. But those are differences in nuance and communicational approach. The bigger truth is that you can’t find anyone in the opposition who really dissents from any of this.

And that’s one of those obvious things we forgot to remember. And yes, I realize Tarre’s vision is not so different from the way the pre-Chávez regime perceived itself, but there’s a difference: we now have 15+ years of chavismo behind us to put the fear of God into whomever is called on to implement this program.

The 4th Republic elite was blasé about the all-too-obvious gaps between the story it told about itself and the actual way the country was governed. Back in 1996, nobody believed the disasterist warnings about what might happen if they didn’t shape up.

One thing is for sure about that kind of insouciance: no volverá! If chavismo has done one thing, it’s make sure of that.

Caracas Chronicles is 100% reader-supported. Support independent Venezuelan journalism by making a donation.