Durante los primeros años de nuestra democracia, Carlos Rangel fue un gigante de la esfera pública venezolana. Combinaba una destreza intelectual notable con una presencia mediática constante. Junto con su esposa, la igualmente notable Sofía Ímber, dominaban la conversación de las mañanas en su programa de entrevistas.

Lo raro de Rangel es que era uno de los pocos intelectuales de derecha que ha habido en Venezuela. Era como una especie de William F. Buckley criollo.

Su magnum opus, por supuesto, es “Del Buen Salvaje al Buen Revolucionario.” Nunca lo he leído, así que me pareció pertinente que lo ataquemos en el Club del Libro de Caracas Chronicles, particularmente ahora que el libro está cumpliendo cuarenta años.

Rangel murió a los 58 años, en 1988, casi un año antes de que la democracia venezolana sucumbiera ante los embates del Caracazo. Fue un feroz crítico del sistema político venezolano, pero nunca llegó a ver su degeneración final, y la evolución que tomaría en los años de Hugo Chávez. Ahora que la muerte del chavismo se cierne, sus ideas merecen ser revisitadas.

En las próximas semanas, discutiremos la primera mitad del libro. Unas semanas después, concluiremos.

19 COMMENTS

  1. Lo releeré este mes. Originalmente lo leí cuando tenía 18 años (o sea hace 20 ya) inmediatamente después de un dantesco viaje a Cuba. Definió mi forma de ver Latinoamérica y su obsesión revolucionaria. Lectura obligada para cualquier venezolano (o latinoamericano si me apuran)

  2. “uno de los pocos intelectuales *** que han habido en Venezuela.”
    En español es
    “uno de los pocos intelectuales *** que HA habido en Venezuela.” Hay en presente. Ha habido, hubo, habrá, había: es impersona.

    Y tienes mucha razón 🙂
    Gracias por mencionarlo.

    Por cierto: estoy terminando el clásico de J. H. Elliot, Imperial Spain. Aunque ese libro no es de Venezuela, sino de la Madre Patria, he tenido que decir mil veces: coño, con razón!
    Elliot cita, entre otros, a Martín de Azpilcueta,
    quien hace cuatro siglos y medio escribiera sobre lo que no entra en las cabecitas de chorlitos de los chavistas como Luis Salas.

    • Pero, pero… si él citó hasta a Proust en su momento! Y su análisis de la obre de Kahneman tenía un trasfondo Nietzscheo-leninista muy válido!

      En serio… cómo se le ocurriría citar al pitiyanquiburguésmáscómodoymáspasivodetodafrancia que fue Proust? Hasta a Dostoevsky, excusado por una fatal malinterpretación de su obra, le hubiese permitido blasfemar… pero Proust ???

      Boludez es la única palabra que se me ocurre… o simplemente WTF ???

  3. Me atrevo a vaticinar que lo que más lo impresionará es la vigencia de las ideas. Que lo disfrute mucho, estoy seguro de que así será.

    • You may be right, Pedro. I read Alfredo Tarre Murzi’s (Sanin) “Velezuela Saudita” a few years before Chavismo and was impressed by how bad things were in Venezuela during the dollar-intoxicated seventies. I re-read it a few years ago, in the middle of Chavismo’s crazy dollar binge and you can’t imagine how current the book seemed. Of course, today’s Venezuela is orders of magnitude worse than that, so the book may seem mild now.

  4. Para muchos, Carlos Rangel ha sido uno de lo más importantes pensadores liberales de nuestro tiempo. Inclusive superior a Mario Vargas Llosa. Estamos hablando de un verdadero gigante con influencia mundial. Su pensamiento es citado continuamente en círculos académicos y de discusión de todo el globo.

    Era un must en el book club de CC. Es increíble la relevencia de Rangel en nuestros días, despues de tanto tiempo. Creo que es ha sido muy subvalorado en Venezuela.

  5. Excellent selection. In one job interview, I was asked what book had I read that influenced me the most. My immediate reaction was Del Buen Salvaje al Buen Revolucionario, which I had purchased in Anaco. We have all noticed how movie titles in English are not the same in Spanish. This can work for books, also. In English translation, the title of the book is “The Latin Americans: Their Love-Hate Relationship with the United States.” As opposed to “From the Good Savage to the Good Revolutionary.”

    Time to re-read it.

      • Late 1970s. I wasn’t in Anaco long, as I got transferred to Maracaibo due to a personnel shortage there. Decades after leaving Venezuela, my interest in Venezuela got rekindled by working in a small company with a number of Venezuelan engineers- very vocal Oppos- around the time of the Recall Referendum.

        But my interest in Venezuela was never nonexistent. A number of my childhood peers had ties to Venezuela. None of those ties were oil field, BTW.

  6. I loved this book, Carlos Rangel was one of the first political philosophers that exposed socialist populism as an intellectual and cultural heir of Bourbon ecclesiastical monarchism

  7. I read Carlos Rangel’s “El Tercermundismo” many years ago. It helped me understand Latin America and Venezuela. What a great book! I’ve been looking for this one ever since. Thank you for the digital version! Now I really need a tablet…

  8. No es por ponerme tiquismiquis pero asumo que lo del PDF es legal, ¿no? Digo, si no ya me toca buscarme la forma de comprarlo, que ya llevo 100 páginas leidas. Así de fascinante es. Tiene cosas que se han quedado viejas y otras que se han revelado como metidas de pata (¿CAP no populista?), pero hay párrafos enteros que resumen con claridad y erudicción muchas de las discusiones que he tenido con americanos y europeos víctimas de esa “mitología”

  9. Que opinaria Carlos Rangel sobre nuestras luminarias Chavistoides de hoy en dia, Maduro, Cabello, Delcy Rodriguez y Aristobulo?

    Casualmente Rangel hablaba ya hace tiempo de lo que he comentado aqui varias veces recientemente: la idea de democracia disfrazada, (o neo-dictadura disfrazada como prefiero llamarlo) y el echarle la culpa de todos los problemas latinoamericanos a enemigos externos, a los “imperialistas”. Estas estrategias Castro-Chavista no son nada nuevo, desde los 70′ ya Rangel lo habia denunciado. Falsas “revoluciones” izquierdistas, que se disfrazan de “populares”, “socialistas”, ” en favor del pueblo”, cuando en realidad no son mas que unos corruptos, ladrones, capitalistas mentirosos,,

  10. Mention of Anaco bring back fond and wonky memories of getting married in El Tigre in the 80s. The sheriff did the honors and we drank cana for hours and then fled to Margarita on the ferry. Better times.

  11. Carlos Rangel was among the first to go beyond the “izquierdas” and “derechas” dichotomy. In self-interested opportunism, pseudo intellectual arguments have used the “derechista” label to further their own agendas. Carlos Rangel was adamantly against totalitarian government whether by Pinochet, Gualtieri or Castro or Jaruzelski. He was against mercantilist privilege and its modern spawn, socialism. He argued that a revolution was needed in Latin America, a revolution to overthrow the outmoded patterns that kept the region from maximizing its potential. A revolution akin to the industrial revolution to unleash the individuals’ capacity to create and construct unencumbered by the overwhelming power of the state and its mercantilist partners. His positions would be difficult to truly argue as “hard right.”
    The reason his words still resonate and seem to address issues of today is because the dramatic (impossible?) change he called for has not happened, quite the contrary. Mercantilism has doubled down in the region. Until the state and state privileged acolytes are overtaken by true capitalism the region and its peoples will remain stagnant in a world of accelerating interactions.

Leave a Reply