Book Club: Del Buen Salvaje al Buen Revolucionario (Parte II)

8

No es con frecuencia que uno encuentra un texto tan lúcido, bien argumentado y tan bien documentado como la obra de Rangel. Del Buen Salvaje al Buen Revolucionario es un libro excepcional. El libro solo por su título puede ser asumido como otra reivindicación más de la izquierda cavernícola que pulula nuestro continente. Una lectura inicial le da a uno la impresión que Rangel simplemente busca acabar con los mitos establecidos por y sobre la izquierda comunista.

Pero Rangel va mucho más allá. Se enfrenta a todo lo anti-liberal. Y no repara en las víctimas. Colonos, Revolucionarios, la Iglesia Católica, Militares y nosotros mismos. En las palabras de Carlos Alberto Montaner: “Rangel denunciaba la falsedad esencial de la teoría de la dependencia […] colocaba la responsabilidad de nuestros fracasos sobre nosotros mismos, revelaba las contradicciones doctrinales de los seguidores de Marx, renunciaba a la versión infantil de una historia de buenos y malos y se atrevía a defender los modo de vida occidentales, incluidas las democracia y las economías de mercado que habían transformado a ciertas naciones en los rincones más ricos del planeta, criticando sin ambages la barbarie totalitaria de la izquierda, sin ignorar, por supuesto, al autoritarismo de derecha”.

El libro solo por su título puede ser asumido como otra reivindicación más de la izquierda cavernícola que pulula nuestro continente.

Así pues Rangel nos recuerda de cómo diversos caudillos e instituciones hispanoamericanas y como no, verdaderos comunistas, se refugiaron en dogmas y mitos para preservarse y condenar a millones de individuos al subdesarrollo.

La Iglesia

La Iglesia Católica se benefició dramáticamente de la evangelización de Hispanoamérica y aseguró en los siglos por venir su relevancia. Fue esta institución, quizás, una de nuestras primeras fuentes de antiliberalismo y antiamericanismo. El miedo a los valores protestantes y la libertad individual llevó a la Iglesia a, primero, obligar a nuestros próceres independentistas (quienes eran fervientes liberales) a establecer repúblicas fundamentalistas; y luego, la iglesia buscó asociarse con caudillos para mantener estos fundamentalismos; y finalmente a refugiarse en el comunismo. Esto no solo le permitió defenderse del protestantismo sino que además le permitió establecerse como la única institución no gubernamental relevante en la sociedad, y en muchas ocasiones, único interlocutor válido entre individuos y estado.

Residentes vs Inquilinos vs Secuestradores

Rangel además se preocupa de nuestra herencia: El indigenismo, el inquilinismo y el esclavismo. Primero se enfrenta a la falsa idea de que en nosotros queda algo de indígena, cosa que revivimos con cada día de la raza, o más recientemente el día de la resistencia indígena. Segundo, reconoce la diferencia entre españoles e ingleses. Un español que llegaba a América solo tenía una cosa en mente: Hacer una fortuna y regresar rico a su tierra de origen. No buscaba en América una mejor vida, asentarse o algún tipo de trascendencia. Si terminaba quedándose o produciendo una familia, esto era un fenómeno circunstancial.

Si ponemos al Norte y al Sur uno al lado del otro, uno ve que el colono del Norte, en palabras de Rangel, no tenía más ambición que “ser un free farmer y derivar su sustento y su libertad de la actividad agrícola realizada con sus propias manos. En contraste, el colono español, viene a América a fundar pueblos desde los cuales controla el territorio; y el trabajo agrícola (o, preferiblemente, minero) lo van a realizar por él y para él esclavos. Organizados en encomiendas, y más tarde haciendas con todos los defectos y ninguna de las virtudes de la estructura socioeconómica medieval”. Pero nada nos sumergió más en el subdesarrollo que ser parte de “una sociedad esclavista [que] no requiere adelanto tecnológico, lo rechaza instintivamente (y aun conscientemente) como un factor perturbador, lo cual tendrá consecuencias en las actitudes (y en las aptitudes) de una colectividad, de una cultura mucho más allá de la abolición de la esclavitud”.

Y el chavismo se hace llamar bolivariano. La ironía ofende.

En parte, no tuvimos mejores alternativas. En España se vivía el oscurantismo y el antiliberalismo. El mismo Bolívar, después de un intento fallido, entendió que la tarea iba a ir más allá de la emancipación del imperio español:

“[…] Cuanto más admiro la excelencia de la Constitución Federal de Venezuela, tanto más me persuado de la imposibilidad de su aplicación a nuestro estado. Y según mi modo de ver es un prodigio que su modelo en el Norte de América subsista tan prósperamente y no se trastorne al aspecto del primer embarazo o peligro. A pesar de que aquel pueblo es un modelo singular de virtudes políticas y de ilustración moral; no obstante que la libertad ha sido su cuna, se ha criado en libertad y se alimenta de pura libertad […] ¿No sería muy difícil aplicar a España el código de libertad política, civil, y religiosa de Inglaterra? Pues sería aún más difícil adaptar en Venezuela las leyes del norte de América”.

Y el chavismo se hace llamar bolivariano. La ironía ofende.

Caudillos

Pero quizás la más grande tragedia de Latinoamérica no es ni la Iglesia, ni nuestra herencia española, sino nuestros caudillos. Desde nuestra independencia los vacíos institucionales fueron ocupados por hombres fuertes que débilmente agruparon los grupos fragmentados hispanos. Esto además ahorcó a nuestra república de pensadores. Los más honestos emigraron, y los más nacionalistas se acomodaron y justificaron al caudillo (para sobrevivir).

El espectro trazado por Rangel va desde Brasil hasta Perú, haciendo una buena parada en Argentina. Los brasileños lograron al menos las metas que se habían planteado. Loables dentro del contexto latinoamericano. El trato que tuvo contra la oposición sin embargo fue cruel, violento y torturador. En Argentina todos conocemos la historia de Perón. Otrora el país más exitoso de la región y segundo más exitoso en el hemisferio (después de los Estados Unidos), con Perón, Argentina sería ahora “antinorteamericano, antidemocrático, anticomunista, populista y nacionalistas”. Es decir, antiliberal. Desde entonces Argentina no ha podido salir de su irrealismo económico. Macri sin duda se convertirá en un héroe hispano si logra exponer a sus compatriotas a la realidad.

Los militares peruanos nunca creyeron en el marxismo, pero entendieron lo tontos útiles que estos eran.

La historia más dura de este libro es la del Perú. Es dura porque recuerda mucho a la nuestra. Nos hace sentir fracasados por no anticipar lo que hoy vivimos y además, nos hace sentir menos especiales. En Perú los militares habían tradicionalmente estado aliados con las oligarquías más tóxicas que habitaban Hispanoamérica. Estos, al ver amenazados su status quo, vieron en los marxistas una oportunidad para no solo hacerse con el poder (de alguna manera ellos eran quienes lo habían ostentado siempre) sino de mantener un gobierno popular y estable. La receta fue sencilla, ser antiyanqui, lanzar algunas prebendas de poder simbólicas, como cargos burocráticos medios a marxistas, y lo demás venía solo. Escritores nacionales e internacionales verían en Perú un bastión anti imperial y mirarían a otro lado cuando se cometiesen atrocidades. Los militares peruanos nunca creyeron en el marxismo, pero entendieron lo tontos útiles que estos eran.

Sobre la poca prensa en el Perú, Rangel explica “…quedaban cinco diarios importantes fuera del control del gobierno militar o de sus dóciles aliados comunistas: La prensa, Última Hora, El Comercio, Correo y Ojo. Contra éstos el gobierno emprendió una política de intimidación y acorralamiento, asumiendo el control del suministro de papel, prohibiendo el aumento de los precios de venta a pesar del aumento de los costos de producción, negándoles la usual publicidad del Estado y estimulando conflictos laborales. Cuanto esto no fue suficiente para reducir a los diarios a una completa sumisión, se procedió a la confiscación pura y simple.”

Esto hace cuarenta y dos años.

Yo en particular pienso que Chávez ni entendió ni quiso entender qué era aquello del Socialismo. Con sus discursos vacíos en la ONU no hacía más que buscar el sello de calidad del mas antiyanki de todos, Castro.

Los Apristas

Estos son los personajes más importantes y quizás menos hablados de nuestra historia. Orquestaron los períodos más prósperos de nuestra historia y lograron mantener democracias sólidas y estables. Los más relevantes, claro, son Eduardo Frei y Rómulo Betancourt.

En el caso de Chile, 150 años de progreso y estabilidad culminan con el Gobierno de Allende —elegido por el 36% de los Chilenos, y con las provisiones dadas por la constitución Chilena del momento. Allende en sus escasos años de gobierno logró lo que al chavismo le tomó 17, y que culminó trágicamente con su muerte. Allande inició un periodo de Marxismo en Chile (y por lo tanto antiliberal) que fue seguido por uno de los gobiernos más crueles que ha visto nuestro continente (y también antiliberal aunque capitalista), el gobierno de Augusto Pinochet.

El gobierno propiciado por Acción Democrática en Venezuela, en cambio, fue el inicio de un breve periodo democrático que culminó con una crisis económica de la que el país, aún a más de tres décadas de su inicio, no ha podido salir —sino más bien agravar.

En Chile la democracia entró en crisis al entrar en crisis la economía. El daño cometido por Allende llevó al colapso de la sociedad civil. Cuando se perdieron las elecciones, estas instituciones se reemplazaron por otras donde quienes estaban a cargo eran nombrados a dedo. La escasez, la inflación y el empobrecimiento crónico de los Chilenos, llevó a una ingobernabilidad que solo se pudo controlar con el miedo y la represión. Un lugar similar al que se encuentra Venezuela hoy en día.

Creo que la pregunta que más le daría agonía a Rangel hoy sería: ¿cómo después de toda esta experiencia hispanoamericana Venezuela eligió al chavismo?

Si este libro se escribiese hoy

No estaría bien asumir qué nos diría Rangel sobre esta indigestión histórica. Sabemos algo, Rangel era un verdadero liberal. Sin duda estaría hoy entre los más lúcidos oponentes al chavismo, y quizás también a unos cuantos en la Mesa de la Unidad.

Creo que la pregunta que más le daría agonía a Rangel hoy sería: ¿cómo después de toda esta experiencia hispanoamericana Venezuela eligió al chavismo? Allí nuestra tragedia. No fue lo que vino y lo que nos tocó vivir hoy. Esto se advirtió, se describieron las consecuencias con precisión, y aún así elegimos este camino.

8 COMMENTS

  1. No he leído aun el libro, aunque ahora está en mi lista. Quizá lo del período español es un poco exagerado y fueron precisamente nuestros caudillos, pero luego también los pseudo-liberales que recibieron el credo -usualmente en EUA- de que “todo lo anglo fue bueno, lo español malo” los que siguieron exagerando el mito de que todo español fue colonizador perezoso que odiaba el trabajo y que no quería construir nada.

    Alexander von Humboldt dio una descripción un poco más compleja de la situación hacia 1800 cuando visitó nuestras tierras. Sí, Venezuela era un país donde durante mucho tiempo los blancos habían visto el trabajo corporal, el trabajo directo, como algo vergonzoso. Aun así, ya desde hacía décadas había comenzado todo un proceso de colonización mucho más diferenciada. Es posible que buena parte de estos colonos fueron los más afectados por el proceso de independencia, que fue propulsado por un grupo de amos del Valle con ideas pseudo liberales, más bien feudales.

    ¿Por qué nos ha ocurrido entonces Chávez?

    Creo que al final de cuenta una gran cantidad de liberales no es mucho más liberal que un godo conservador. Sencillamente quiere ser un comprador – en el sentido anglófilo – para beneficiarse
    de los negocios que haya en una nueva república…su interés real en el progreso del país es tan mínimo como el de los conquistadores de otrora.
    Este pseudo-liberal es ante todo aliado de intereses foráneos. Algo que nos cuesta entender es que ni siquiera en los países más liberales en los momentos más liberales se ha seguido una política como la que pregonan los supuestos liberales en América hispana. Siempre, siempre se ha seguido una política de liberalismo mezclado con proteccionismo según se diera el caso. Quien conozca la historia de la industrialización de los EUA o el desarrollo de la economía inglesa lo sabe.

    En América Latina siempre hemos ido de un extremo al otro de mitos nada beneficiosos. Es así como vamos de feudalistas proteccionistas ibéricos a caudillistas proteccionistas a comunistas o pseudo-comunistas o pseudo-socialistas y de estos a períodos de pseudo-liberalismo que más bien puede equiparse a la actitud de los “compradores” chinos en tiempos en los que el Imperio Británico mandaba en China. Vamos de “los otros son diablos y la culpa de todo es de los otros” a un “hagamos lo que nos dicen ellos”.

    Cuando sepamos qué es realmente lo que queremos decir con “liberal” veremos otras cosas.
    Humboldt, por cierto, se horrorizó de ver que algunos de los supuestos liberales que conoció no eran más que quítate-tú-para-ponerme-yo y gente que veía a todo lo que salía de los intereses estadounidenses como salido del cielo mismo.

    En cierto modo y pese a todas las diferencias, nos pasó Chávez como a los rusos les pasó Putin. Muchos de los que dicen ser liberales en Venezuela lamentablemente han actuado como actuaron los que estuvieron bajo Yeltsin.

    • que comentario tan lúcido e interesante
      Vamos de “los otros son diablos y la culpa de todo es de los otros” a un “hagamos lo que nos dicen ellos”. –> acertadísimo, y quizás pueda decirse que ha sido cíclico – de una posición vamos a la otra y de esa, devuelta a la primera, y así sigue (donde chavez culpaba a los gringos de todos los males por haber )

      espero que cuando (quiero creer que es ‘cuando’ en vez de ‘si’) salgamos de tanta crisis, abandonemos ambos ‘mitos’ para adoptar más “nuance,” un desarrollo más empírico, menos retórica (en vez de gobernar a base de resentimiento/estereotipos, hacerlo en base a políticas, estrategias detalladas, específicamente diseñadas para lidiar con nuestras necesidades — en vez de tratar de emular todo lo que ha funcionado en el exterior, sería bueno ser inspirados pero maquinarlo a nuestra medida, versión criolla)

  2. Mi Mama habla maravillas de este libro, parace hubicarse en el centro del espectro politico.
    Hoy en dia no tendria porque haber discusion hacerca un sistema que ha fracasado donde quiera que se han implementado.

    El talon de Aquiles de las Democracias es su sistema de accesso al poder via elecciones de sufragio universal.
    Un concepto muy justo pero a la vez naive, expone todo el sistema a los caprichos y vaivenes de masas vulnerables a las manipulaciones de lideres inescrupolosos o situaciones del muy corto plazo.

    Es asi que la historia nos a dado una gran lista de nefarios personajes cuyo ascenso se legitimizaria en Democracia cortesia del sufragio universal.

    Y todo esto ha sido el producto de la tradicion liberal en su insistencia en la expansion de los derecho al sufragio sin esperar nada a cambio, un concepto radical, en mi opinion.

    La realidad es que el ciudadano averaje no entiende y nunca va a entender temas tan complejos de Politica, Economia, Asustos Internacionales, etc. Y muchas politicas toman tiempo para dar frutos.

    Es aqui donde han fracasado las democracias liberales. Una cosa tan sencilla y obvia pero muy importante.

    Parareceria obvio que los asi llamados Liberales serian capaces de no seguir una doctrina a ciegas y reconocer estos fallos, lamentablemente estamos todavia muy lejos de esto y los personajes de pensamiento de vanguardia son en realidad pocos. En otras palabras, insistir en el mismo fallido sistema seria Conservador.

    Con esto yo no estoy advocando por Dictaduras pero algo de sentido comun.
    El derecho al voto no deberia ser regalado, mas bien ganado, debe estar acompanado de la resposabilidad civica de informarse y educarse acerca de los temas y candidatos.

    La solucion esta en reformar el sistema electoral, suena muy sencillo para ser verdad pero lo es.

    Esto no es nada nuevo y se sabe desde Plato, pasando pro Churchill. Misteriosamente el cambio no se ha dado.

    Esperemos que con la crisis de Trump y el crecimiento de las noticias falsas se ponga en clara evidencia el problema que subyace, estamos gravemente expuestos a perder la estabilidad mundial todo por la obsecion con el acceso irrestricto al voto.

    Por lo que soplan los viento nos vamos a quedar sin el chivo y sin el mecate.

  3. Nuestra civilizacion hispano americana , vista desde el modelo ilustrado , ha sido (dolorosamente) una civilizacion fracasada , lastrada de miserias , corrupciones , anarquias , desquiciados faccionalismos ,por contraste con la anglo parlante de norte america que ha florecido siguiendo el paradigma ilustrado mas avanzado. Ellos son prosperos, desarrollados , con instituciones politicas maduras , equilibradas , con negocios que se expanden exponencialmente , con estados que funcionan y dan a sus ciudadanos lo que nosotros sabemos nunca podremos recibir de nuestros Estados. Esto desde luego no solo nos duele sino que orgullosos que somos nos humilla y nos inspira rencores envenenados contra de esa civilizacion triunfante que nos avasalla con su vitalidad , fuerza y exito . Ese rencor necesita de una narrativa que excuse nuestro fracaso al tiempo que inculpe del mismo a esa triunfante civilizacion tan odiada , de alli la creacion de narrativas delirantes y resentidas como la que ataca Rangel en su libro , en la que asumimos orondos el papel de nobles y sufridas victimas de la maldad del sistema imperial capitalista anglosajon , la victimolatria es una de nuestras supersticiones preferidas……

    Estas narrativas se enriquecen y emponzonan al mezclarse con nociones marxistoides , morbidamente populistas que melodramatizan aun mas nuestra condicion de victimas que luchan heroicamente por liberarse de esas cadenas que nos someten a la ferula norte americana , capitalista y moderna…..y sobre todo prospera y exitosa …!!

    Hemos fabulado exhorbitantes interpretaciones historicas que falsean la realidad en regalo de nuestros rencores y fatuidades de civilizacion fracasada . El anti norteamericanismo rampante de tanto latino americano tiene su origen en estos oscuros resentimientos y complejos……..!!

    Hay una explicacion historica fehaciente para explicar las diferencias en el devenir de ambas civilizaciones , para empezar al punto de partida no pudo ser mas diferente , La vida de los habitantes de las 13 colonias era en nivel de desarrollo social economico y comercial muy semejante a la de los habitantes de inglaterra que era el parangon de los logros de la ilustracion , habia mucho auto gobierno ( mucho mas que en la america hispana) , la vida politica (el king in parliament) era bastante liberal, leniente , los estamentos de su vida social estaban mucho mejor engranados que la nuestra que era una sociedad de castas segregadas y mutuamente hostiles , donde el mantuano no iba a la misma iglesia que el canario o blanco de orilla o a la del pardo ni a la del liberto o esclavo africano. La guerra de independencia fue en nortemarica una lucha de ejercitos organizados a la europea , sin masacres ni guerra a muerte , de modo que norteamerica surge de su independencia un pais intacto en su composicion social y economica ( ya de por si ejemplar) , con algunos cambios en las formas del gobierno per manteniendo no solo los ideales sino la practica liberar que venia de su tiempo como colonias.

    En america latina la guerra de independencia fue cruenta, cruel , salvaje , desvastadora , destruyendo las bases mismas de la fragil y mal engranada sociedad colonial , dando rienda suelta a la barbarie , a la anarquia , a la guerra intestina , al faccionalismo mas feral , una sociedad arruinada , pobre ( que ya lo era ) , anarquizada donde solo rusticos hombres fuertes de a caballo podian imponer un minimo de orden……en forma precaria y parcial , el caudillismo es un resultado de nuestra guerra de independencia ……., destruimos la sociedad colonial pero luego nos fue imposible recrear un facsimil que la reemplazara…..!! La vida politica se brutalizo en guerra, en querellas salvajes y una civilizacion ya de por si malograda por miles de fallas se transformo en los fracasos que durante tanto tiempo nos aquejan….!!

  4. Hablas con mucha autoridad sobre la historia de Chile sin conocer realmente esta.

    Cuando asume Allende (es decir, antes de haber podido hacer una sola cosa), el comandante en jefe de las fuerzas armadas es secuestrado y asesinado por terroristas de derecha financiados por los EEUU.

    Asímismo, sus 3 años de gobierno estuvieron marcados por los excesos de grupos de extrema izquierda que no reconocían a su gobierno (por tratarse Allende de un liberal burgués, etc.) y grupos de extrema derecha que cometían actos terroristas de toda índole para desestabilizar al gobierno e instaurar una dictadura de corte fascista.

    La democracia chilena comienza a morir cuando la oligarquía criolla decide que esta no le conviene, y agoniza cuando la izquierda alimenta la polarización y los conflictos que habían derivado en aquella conclusión de la oligarquía. Muere finalmente cuando una facción de quienes se oponían a Allende – los mismos que habían perdido su fe en la democracia y otros más – logra acaparar los recursos bélicos necesarios para someter al resto del país a su ideología.

    Lo más probable es que aunque Allende nunca hubiese sido presidente se hubiera instaurado igual una dictadura de derecha en Chile por aquellos años, aunque con una transición mucho menos violenta (ver ejemplo de Uruguay).

    • Muere finalmente cuando una facción de quienes se oponían a Allende – los mismos que habían perdido su fe en la democracia y otros más – logra acaparar los recursos bélicos necesarios para someter al resto del país a su ideología.

      The “faction” that supported violent action against Allende was a bit larger than you claim. On August 22, 1973, three weeks before the coup, the Chamber of Deputies passed a resolution which is sometimes called the Declaration of the Breakdown of Chile’s Democracy.
      “That it is a fact that the current government of the Republic, from the beginning, has sought to conquer absolute power… fulfilling the goal of establishing a totalitarian system…”

      That to achieve this end, the administration has committed not isolated violations of the Constitution and the laws of the land, rather it has made such violations a permanent system of conduct, to such an extreme that it systematically ignores and breaches the proper role of the other branches of government, habitually violating the Constitutional guarantees of all citizens of the Republic, and allowing and supporting the creation of illegitimate parallel powers that constitute an extremely grave danger to the Nation, by all of which it has destroyed essential elements of institutional legitimacy and the Rule of Law;
      “… the Armed and Police Forces….must be directed toward the full restoration of constitutional rule and of the rule of the laws of democratic coexistence…”

      Allende correctly stated that the resolution promoted a coup. The resolution was passed by an 81-47 vote, a strong 63% majority. Granted, that is a “faction” of only 81 people. As the members of this “faction” were democratically elected, it is a safe assumption that on such a controversial resolution the voting Deputies would want to express the wishes of their constituents. Allende could have been impeached by a 67% vote, but the numbers weren’t there.

      Yes, you could call the military a “faction,” but the 63% majority on the resolution indicates that support for the coup was considerably larger than a mere “faction.”

      Where the Deputies differed from the military is that the Deputies assumed that the military would call elections within 6 months, not within 17 years. Would Patricio Aylwin have led support for the resolution had he realized the military would stay in power until 1990? Probably not.

      Rangel’s book was for me an eye-opener on Chile. Previously, I had swallowed the narrative that the “democratically elected” Allende, who was always scrupulous about following the law, was deposed by a coup that only the wealthy elite supported. When one realizes the “democratically elected” Chamber of Deputies passed such a resolution against the “democratically elected” Allende by a 63% majority, the narrative collapses.

      • The author of this article announces that Allende’s actions led to the death of Chilean democracy. I am merely pointing out that in a context where the head of the army was murdered to prevent Allende from taking over, that’s a rubbish narrative.

        There were sectors of Chilean society that had given up on democracy long before Allende stepped into office, and these same sectors were at the very least as guilty as the other actors (left-wing guerrillas, incompetent government officials, etc) of the chaos that followed.

        The 63% parliament resolution called for a re-establishment of constitutional rule, not for violence against anyone. It did not endorse any of the things that made the actual coup and dictatorship that followed so infamous, nor did it call for fear, oppression, or the end of democracy.

        When parliament called for re-establishing constitutional rule and ‘democratic coexistence’, an opportunistic faction (the same which had murdered Schneider) carried out the coup under the pretext of re-establishing democracy, only to stay in power indefinitely and tear up the constitution in each and every way.

        The idea that Allende was a Chavez-like figure adored by a great majority of Chileans is false, but so is the narrative that the Chilean opposition of the time would have endorsed a brutal dictatorship to counter Allende’s brand of socialism: they did not, and they wouldn’t have.

        Once again, the events in Uruguay suggest that these guys would have orchestrated events to climb into power either way.

Leave a Reply