Recordando transiciones pasadas

25

(And now for a change of pace: a guest post by my friend, Barquisimetan historian Froilán Ramos. In Spanish)

Los días que vivimos recuerdan los que causaron la ruina de la Primera República de Venezuela o los que preludiaron la sangrienta, ruinosa y retrasante Guerra de la Federación. Más todavía, recuerdan todos los que sucedieron a las muchas tiranías que han afligido a nuestro país, sin que supiéramos afianzar nunca las libertades conquistadas […]

Alberto AdrianiCaracas, abril de 1936.

El año 1936 se iniciaba en Venezuela con un panorama complejo y de grandes retos. Éramos un país con una población predominantemente rural, analfabeta, atacada por epidemias y sin ninguna experiencia democrática cercana; un país con pocas y pequeñas universidades; un país con una joven economía petrolera, aún desconocida para la mayor parte de las personas; un país que tras veintisiete años de gobiernos personalistas y autoritarios, encarnados en la figura de Juan Vicente Gómez, se había habituado a los cambios de constituciones (1909, 1914, 1922, 1925, 1928, 1931) y a ver a Jefes Civiles, primeras autoridades locales, e incluso al Ejército Nacional como extensiones serviles del poder unipersonal del Benemérito.

La frase del gomecismo fue “Gómez Único”. Muerto Gómez en diciembre de 1935, el primer problema fue la sucesión en el gobierno.

Se asumió lo establecido en la Constitución vigente, la de 1931, según la cual, de los ministros del gabinete, se debía votar entre ellos mismos por la persona que asumiría como presidente encargado hasta tanto el Congreso Nacional eligiese al presidente constitucional. Fue elegido por los ministros el general Eleazar López Contreras, quien se desempeñaba como ministro de Guerra y Marina desde 1931.

Este hecho tiene sentido por varias razones. Uno, en el país no existían partidos políticos como tales, por lo que no había ninguna fuerza civil organizada que pudiese representar una alternativa de dirección política. Dos, el régimen militar personalista de Gómez había basado su poder efectivo en el Ejército Nacional como fuerza represiva interna contra los viejos caudillos, por lo que en la práctica, mas no en la leyes, quien controlase el Ejército controlaba el poder político. De allí que surgiera de sus filas el gobernante posterior al anciano dictador.

Los últimos días de diciembre de 1935 y los primeros días de 1936 fueron de tensión política y agitación, principalmente en Maracay, ciudad desde la que Gómez ejerció el poder, y en Caracas, la capital de la República. El primer obstáculo para el general López Contreras como presidente provisorio fue el conjunto de aspiraciones de continuación del régimen gomecista, encarnadas en la figura del “general” Eustoquio Gómez, primo del difunto y Presidente del Estado Lara.

Eustoquio Gómez viajó en diciembre de 1935 a Caracas, ciudad en la que murió en una disputa personal. Desaparecido el aspirante más visible del gomecismo, López Contreras, decidió trasladar al resto de la familia Gómez fuera de Maracay y Venezuela, como una forma de protegerles a ellos mismo. Cabe recordar que a los días siguientes a la muerte del anciano gobernante, la población se abalanzó sobre sus propiedades y sobre los bienes de connotados servidores del gomecismo.

Durante los primeros meses de 1936, López Contreras y los ministros se trasladaron a Caracas, donde el Congreso Nacional lo eligió como presidente constitucional por un periodo de siete años. López Contreras juró ante el parlamento e hizo un llamado a la “calma y cordura”, sus palabras más famosas. Sin embargo, la población estaba agitada en la calle. Por vez primera hubo un llamado a huelga de los obreros petroleros, y regresaron exiliados al país de todas las edades y tendencias políticas. El escenario político y social era muy complejo: los que tenían la mayor experiencia administrativa eran los viejos funcionarios gomecistas, las únicas instituciones con presencia nacional en el país eran la Iglesia Católica y el Ejército, la estructura operativa del gobierno se había (mal)acostumbrado al personalismo de Gómez desde Maracay, y por lo tanto no había noción de institucionalidad ni de seguimiento de leyes.

De igual modo, se encontraban todo un cúmulo de aspiraciones encontradas entre sí. Por un lado, estaban los antiguos gomecistas con aspiraciones de conservar sus cuotas de poder. Por otro lado, algunos viejos caudillos, sobrevivientes de las luchas caudillescas de fines del siglo XIX y comienzos del XX, aspiraban a liderar los cambios. Por otro lado aún estaban los jóvenes políticos civiles que aspiraban al establecimiento de la democracia, de respeto a las libertades ciudadanas, de prensa y derechos políticos, que comenzaban a fundar organizaciones políticas y que exponían sus ideas en las prensa

Por último se encontraba el Ejército, una institución que había alcanzado una novedosa operatividad nacional, pero en la que internamente convivían viejos militares sin formación sistemática que habían sido leales al mando personal de Gómez con jóvenes oficiales egresados de escuelas militares. Éstos a su vez representaban dos tendencias contrapuestas, una de orientación profesional-institucional, y otros, la mayoría, de orientación pretoriana.

En este sentido, el gobierno de López Contreras tuvo que coexistir con todas las tendencias ideológicas y aspiraciones políticas de una Venezuela que daba sus primeros pasos hacia formas más racionales de participación política.

Entre los aspectos importantes de esta transición estuvo el llamado realizado por López Contreras a formar parte de la administración pública de civiles especializados en diversas materias. López reunió a hombres con experiencia, como los doctores Estaban Gil Borges y Caracciolo Parra Pérez, con jóvenes intelectuales, algunos formados en el exterior, como Alberto Adriani, Mariano Picón Salas, Arturo Uslar Pietri y Manuel Egaña, que desarrollaron una relevante labor institucional y organizativa del Estado venezolano, en áreas de la hacienda pública, la educación, la sanidad, la cultura, la inmigración.

Aunado a lo anterior, un aspecto de suma relevancia lo constituyó la elaboración y ejecución de un plan de gobierno, el llamado “Programa de Febrero”, en el que colaboraron mentes formadas en áreas diversas. Este programa representó el primer plan de trabajo general de la administración pública durante el siglo XX, en el cual se reunieron los puntos fundamentales de fomento al desarrollo y el cual otorgó dirección y rumbo al gobierno.

En julio de 1936 se promulgó una constitución nacional que redujo el periodo presidencial a cinco años, y que fue asumido por López Contreras, reduciendo así su propio mandato. Esto no dejó de ser interesante pues había sido elegido bajo el marco constitucional anterior, por lo tanto no estaba sujeto directamente a la nueva normativa. Asimismo, con esta Carta Magna se garantizan algunas libertades básicas como de prensa, de reunión, y de derechos políticos ciudadanos que permiten fundar organizaciones políticas, entre otras.

Por otra parte el gobierno de López Contreras si bien permitió cambios políticos graduales y de mayor apertura democrática, también conservó algunos visos de autoritarismo. Mantuvo asimismo el culto estatal a la figura de Bolívar, las limitaciones y cautelas con respecto tanto al radicalismo como al comunismo, prohibido legalmente, y se produjo la expulsión de algunos dirigentes políticos como Rómulo Betancourt y otros.

Ahora bien, esto debe explicarse y entenderse dentro del contexto mundial y nacional de la época. En los años treinta se arroja la sombra la de revolución rusa de 1917, con todos los desmanes que conllevó la guerra civil en ese país. Otros ejemplos más cercanos lo constituyen la cruenta Revolución mexicana y la Guerra Civil española que se desarrollaba en estos años, por lo cual los temores de guerra civil en Venezuela eran fundados.

En suma, la experiencia histórica puede aportar lecciones valiosas a las naciones y a sus ciudadanos. En particular la transición en el periodo de López Contreras en Venezuela, iniciado en 1936, tuvo varios aspectos resaltantes. Tanto el “Programa de Febrero” como la participación de civiles capacitados en áreas específicas, la integración de talentos experimentados y jóvenes en conjunto, el llamado al entendimiento, la exposición de ideas en la prensa, la organización política de la ciudadanía, capaz de reunir y representar sus aspiraciones, y la institucionalización de las Fuerzas Armadas constituyeron aspectos relevantes de esta transición.

Uno de los mayores éxitos de los venezolanos del 1936 fue el evitar una guerra civil. Al contrario de lo sucedido en México luego de Porfirio Díaz, se logró en Venezuela el realizar cambios progresivos a formas más racionales de participación política de manera pacífica.

25 COMMENTS

  1. Un antepasado mío cerca de Valencia compró una casa de un oficial de alto rango en aquellos tiempos. El oficial, como otros milicos, estaba vendiendo sus propiedades porque temía expropiación.

    Pimentel, uno de los mejores compadres de Gómez, poseía gigantescas extensiones de tierra alrededor del Lago de Valencia. Gómez incluso modificó los límites entre Carabobo y Aragua
    para facilitar cosas a Pimentel. Miles de campesinos vivían en una relación casi feudal con
    Pimentel: este les dejaba un conuco, ellos cultivaban y por el producto recibían fichas que podían trocar en alguno de los abastos de Pimentel.
    Pimentel tenía un harén de chicas menores de edad en su mansión en Vigirima.
    Cuando la gente oyó de la muerte del tirano, comenzaron los saqueos. Una anciana que vive cerca de la casa de mis abuelos – peones también – aun duerme en la cama que su padre sacara del saqueo en la finca principal de Pimentel.

    El Estado compró a la familia Pimentel gran parte de sus tierras, que se extendían por varios municipios en Carabobo y Aragua. Cientos de miles de personas tan solo en Carabobo viven actualmente en tierras del Estado, sin tener control sobre su suelo (posiblemente la mayoría de la población en todo el país). Este detallito es algo que no pasa mucho por la mente de la gente de clase media alta en las ciudades. Es algo que casi nadie, ni de izquierdas de ningún tipo ni de derecha “feudal”, querría cambiar. Una reforma de la tierra como la que se produjo hace siglos en Europa (y que no fue necesaria en Norteamérica por otro desarrollo) sería una verdadera revolución y ayudaría a debilitar a los caudillos.

    Esta relación con la propiedad de terreno nos sigue conectando con los tiempos de Gómez…solo que ahora el Estado tiene petrodólares como no los tuvo nunca, solo que ahora hay más de 10 veces la población que había cuando murió Gómez.

    Para cambiar esas cosas – para bien – no se necesita una revolución sangrienta. Se necesita un debate público real sobre las relaciones de poder y propiedad, de riqueza y desarrollo.

    • Somewhere I read that the concept of a well-ordered society basically consists of:

      1. people have publicly common principles of justice
      2.institutions known to satisfy them

      and the assurance of others’ compliance.

    • I wonder if into this vacuum will flow competence and the beginnings of a new civil society, as people in power decide that things actually need to get done, or whether the already well developed criminal side of the state will find more space to grow.

      For many, and this is reflected in the statistics, there is a kind of civil war going on in Venezuela right now, but it is different from those in Spain and Mexico. The sides are not well defined, or defined at all, and there is no obvious beginning or end. There is a connection and complicity between the state and this civil war in Venezuela, however. People in power gain from it, one way or another. People are shot in the street going about their normal business, and another condo is purchased in Panama.

      Interesting observations on this post.

    • Claro, ese es el quid de la cuestión. Siempre tuve una vaga idea de que el estado siempre había sido el Gran Terrateniente en el país, pero nunca he contemplado la evidencia pura y dura. ¿Algún libro que nos recomiendes leer al respecto?

  2. Muy interesante! Siempre esta bienvenida un poco de perspectiva ! Por ejemplo, existete algun libro que examina, historicamente, el culto estatal de Bolivar en Venezuela? Para norteamericanos, la continuedad “Bolivariana” entre Gomez y Chavez es llamativa!

    • Jeffry. Venezuelans from way back have always been besotted with the cult of caudillos, military strong men who managed to defeat or outwit their enemies in battle showing superior daring, cunning and bravery and become all mighty until the following caudillo overthrew them or they died . When the independence war started Bolivar was only one among many caudillos all seeking to shadow the rest and come out number one . Independent Venezuela has always been drawn to chaos , to social and political entrophy so people look upon the caudillo as someone on whom order and stability depends . They have each been different from each other , after Bolivar made himself the only caudillo ( which was perhaps his greatest achievement in the early days ) , there was Paez , Monagas, Guzman Blanco , Crespo , Castro, Gomez , Perez jimenez and the civilian Caudillos Betancourt ( who was a democrat) , Caldera (also a democrat of sorts) , Carlos Andres Perez ( who lost his rule on trying to be a democrat) and of course Chavez . bolivar was only historically the most prominent , the most romantic and most eloquent . All this men battled chaos except chavez who embraced it and used it .!

  3. This post is timely. It should finally sink in for some folks, why a Chávez (with Cuban infiltration) came to power. It was not just because of the weakness in and by the 4th Republic, but because there were practically no existing pillars of democracy, much prior to Rómulo Betancourt, whose followers did little to develop and strengthen democratic institutions. Add to that a culture of frivolity through the petro boom years to reveal a bleak horizon. We’re screwed. Y en el interín la MUD como caja negra, su vocero principal neutralizado.

    • And to make things even clearer …

      Those who chide Venezuela’s society and its institutions, while comparing them to opposite structures in a more democratic country, such as the U.S., have never read, nor heard of, nor understood that what Venezuela has today, is a total dysfunction of all its previous years in history.

      Therefore, one cannot read a little quip on a well-ordered society, and dictatorially wish that for Venezuela, where a total societal despelote has long existed.

      #LogicMismatch

  4. This was a fascinating read. My father was a student in Mérida in the 1930’s and writing articles against Gomez. His grandfather was afraid he’d wind up in jail and asked that he be given a diplomatic position. They asked if he wanted to get him an important post and were told that he should start at the bottom, which he did and spent his life in various positions until he retired in the late 60’s. A matter of palanca as his uncle, Antonio Chalbaud, was in a position of power and later Minister of Defense. ( “The more things change, the more they remain the same.”)
    These are great reads, and I share them with friends when they ask about what is going on in Venezuela.

  5. Gomez was obsessed with the idea that no one from his family should ever aspire to succeed him the result of painfully discovering early during his rule that one of his favourite sons had participated in a conspiracy against him ( the son was given an european golden exile and died of natural causes before his dad) . Any member of his family that made any noise about a relative succeding him inmmediatelly fell from favour and was ostracised from any government function ( semble , what happened to Gomez uncle Dr Jose Rosario Garcia when maliciously led on by Gomez dared suggest that a relative then in the army be prepared to succed Gomez on his death causing him to be promptly discharged from his gabinet post ) this made it easy for Lopez Contreras to succeed Gomez on his death in 1935 . Eustoquio , gomez cousin, was a loose cannon, someone who acted violently on impulse and could not be counted on to follow Genral Gomez will. I have it form a family source that the cadets guarding Gomez funeral casket were to their surprise given live ammunition for their rifles and told to instantly shoot Gneral Eustoquio Gomez if he made any suspicious movement against Gnral Lopez Contreras.

  6. Gracias JC por traernos el trabajo Froilán. Muy interesante lectura.
    Quizá con una única salvedad: Se puede separar el carácter reformista moderado de la Presidencia de ELC, de los efectos sísmicos que tuvo la gran manifestación del 14F de 1936 en las calles de Caracas? Creo que no es un hecho a obviar, pues fue era la primera vez en toda la historia nacional que una manifestación democrática -con la gente en la calle- sucedía. Manuel Caballero decía que ese día nació la democracia en Venezuela.
    Dato curioso: la arenga callejera de Jóvito Villalba montado sobre un poste de luz fue la primera en su tipo en la historia patria.

  7. Is anyone familiar with a travel book by a famous English author( I had thought it was Huxley, but I think I am mistaken) in which he comments that in Venezuela, no matter how small the town or how poor the village, there was a Plaza Bolivar with some kind of statue to Bolivar? He stated that he thought that what he called this obsession would be better directed to improving the life of the people and paying attention to what he did. I think it was from the 50’s.This “lacuna” is driving me crazy. Thanks.

    • Yvonne,

      One book comes to mind from the 60’s by a Scottish author called” Sons of El Dorado”, but there is another that may be it, whose name slips my tongue.Did it have a story about an escaped lion in Merida?

    • Almost every city and town in Venezuela was founded during colonial times. Following Spanish urban principles, each settlement had to have a central square named Plaza Mayor —the same goes for most old cities in Latin America. Then in 1874 Antonio Guzmán Blanco signed a decree renaming all Plazas Mayores to Plazas Bolivar and voilà, you have Simón Bolívar embedded all over the country.

      • Now that you mention it, I do remember that bit of history. I remember when I first got to Caracas, I was surprised not to find a Plaza Mayor, especially after living in Spain.

  8. I vaguely remember a story like that, but I don’t think it was in that book. Now that we are discussing a book, most English expats in Venezuela were recommended a book called “Gomez: Tyrant of the Andes. I would love to find it, but it’s probably out of print. It’s quite old.

    • The best book I’ve read about J.V. Gómez is “Gómez, El Tirano Liberal” by Manuel Caballero. Though the book is a political biography, Caballero goes to great lengths in dispelling myths, confirming truths and showing in full both Gómez’s tyrannical and liberal sides without prejudice or political judgment. The commonly simplistic evil portrait is shattered into pieces and you get an accurate outlook on how high a price Venezuelans paid to achieve the advancements Gómez implemented. A true jewel.

  9. I would like to thnx for the time you have put in composing this blog. I am hoping the same high-grade work from you in the upcoming as well. In fact your creative writing abilities has inspired me to get my own blog now. Really the blogging is spreading its wings quickly. Your write up is a good example of it.
    anelli bulgari imitazione http://www.topbulgari.net/it/knock-off-bulgari-bzero1-oro-bianco-18-carati-anello-a-4-bande-p-209.html

Leave a Reply