All of the Chávez Era's Insanity Condensed into One Panorama Article

afondo(10)

Looking for just the right mix of herbs to magically cure your lovesickness? You’re out of luck: shortages have come to the world of Santería supplies.

Las yerbas y las esencias son lo más solicitado por los consumidores. Amargos para sacar lo malo, dulces para traer el bien, así rezan todos los dependientes de estas especies de boticas dedicadas a curar más el alma que el físico. Aunque hay quienes afirman que son mejor que los medicamentos y más baratos. “¿Cuánto cuesta una pastillita para la tensión?”, se pregunta Rafael Ramos, encargado del área de ramas de la perfumería El Cristo II.

Mujeres y hombres, jóvenes y adultos se ven por igual en estos locales. Aparentemente la escasez no solo afecta al área de los productos básicos de la alimentación, también ha llegado a estos rubros. “No doñita, no hay, venga la semana que viene, quizás el lunes la tenga”, le dice Rafael a una señora que pregunta por el cariaquito morado. La mujer le responde: “Vengo de muy lejos” y sale del local para continuar la travesía de la búsqueda. No es la primera vez que se escucha la frase: no hay, durante el recorrido.

El hombre alto, de chaqueta y un atípico bigote, tiene cinco años encargado del área de yerbas de este comercio. Reconoce que cuando ingresó a la perfumería no sabía nada de las ramas y sus propiedades. Hoy es un experto.

“Esto está dando más que la comida”, asegura mientras atiende a una jovencita, de unos 17 años —aproximadamente—, que de forma tímida le enseña al hombre una lista, que esconde entre sus manos. Apenas se aprecian tres nombres.

La muchacha no se atreve a decir en voz alta los ingredientes del rezo que está requiriendo. Sin embargo, la imprudencia del comerciante la delata. “¿Qué dice ahí? ¿Celos?” La joven dice que sí, con la cabeza gacha. La búsqueda fue infructuosa, no consiguió ninguna de las tres yerbas, pero su problema sentimental quedó al descubierto.

How great is that?

Caracas Chronicles is 100% reader-supported. Support independent Venezuelan journalism by making a donation.