¿Te acuerdas, Quico?

El 10 de enero del año pasado, en Venezuela ocurrió una infamia. Un Presidente electo gravemente enfermo no pudo asistir a su toma de posesión, y contra toda lógica, en un atentado más contra la Constitución y el Estado de Derecho, se permitió una “toma de posesión” simbólica que permitió que Nicolás Maduro gobernase sin haber sido electo y sin haber sido nombrado. ¿Y quién estuvo ahí, luego de viajar miles de kilómetros, al lado de Evo, de Daniel Ortega y su mujer, de Maduro … para refrendar esa vagabundería?

Pues nada menos que el supuesto “referente ético” de América, don Pepe Mujica.

Yo no sé qué es peor, aquellos que se benefician de la corrupción desmedida del gobierno de Maduro, o aquellos que se sorprenden cuando éstos últimos no son solidarios.

Caracas Chronicles is 100% reader-supported. Support independent Venezuelan journalism by making a donation.