Querido [email protected]:

Un pasado que no volverá
Un pasado que no volverá

From: Caracas Chronicles <[email protected]>

To: Feijoo Colomine <[email protected]>

Sent: Wed, May 6, 2015 at 9:10 PM

Subject: Su interesante artículo en Aporrea

Estimado Sr. Colomine

Leí con interés su artículo en Aporrea, donde narra su decepción al visitar el Gran Abasto Bicentenario de la Plaza Venezuela. Su experiencia no sorprende: anaqueles vacíos, poca variedad, colas arbitrarias, y para más colmo, productos importados que se venden a precio de dólares mayores a los que el gobierno da.

Le confieso que esperaba encontrarme con un final diferente, algo que sugiriera que usted había aprendido su lección. Algo que dijera que se dio cuenta que la Revolución era un fraude.

Pero no. En vez de indignarse contra los culpables de esta debacle, usted termina indignado contra dos enemigos ficticios: la “corrupción” y la “derecha apátrida.”

Sr. Colomine, fíjese una cosa: las personas que dirigen ese abasto son de la absoluta confianza de Maduro y su gabinete. Las personas que fijan esas políticas absurdas son las mismas que se embolsillan los dólares necesarios para importar esos bienes a precios preferenciales.

No hay auditoría posible que resuelva este entuerto. No hay Indepabis, ni tribunal, ni Fiscalía que ponga orden en este desmadre, porque simplemente los jefes del Indepabis, de los tribunales, y de la Fiscalía, son los que se están beneficiando de esto.

Con meter preso al gerente del abasto o al militar encargado de la red de distribución del Bicentenario no se logra nada. El que venga va a terminar haciendo lo mismo, porque el sistema está hecho para que la gente se aproveche de él. Para los que están en el poder se beneficien de él.

Los únicos culpables, Sr. Colomine, son los venezolanos que con su voto y su continuo apoyo siguen dándole fuerzas a un régimen caído. Los únicos culpables, Sr. Colomine, son personas como usted.

Así que déjese de falsas indignaciones y recapacite un poco. La única razón por la que usted alaba el hecho de que algunos de los únicos bienes que se consiguen en el Bicentenario sean de Polar, la única razón por la que usted mira en Amazon una fuente de “precios justos,” es porque usted en el fondo es un capitalista.

Así que un consejito de panas: déjese de seguir empoderando al gobierno con su lógica enrevesada, y termine de salir del closet. Usted es un capitalista a quien le encanta comprar, le gusta ir a tiendas bien surtidas, que revisa páginas como Amazon y que compra productos de la Polar.

Usted no pertenece a ese lado. Usted debiera estar del lado de acá. De ese lado están los kleptócratas. De este estamos los que queremos un futuro mejor para nuestra Patria.

Aquí lo recibiríamos con los brazos abiertos, dispuestos a perdonarlo.

Saludos afectuosos,
Caracas Chronicles
Caracas Chronicles is 100% reader-supported. Support independent Venezuelan journalism by making a donation.