El 8 de junio salió una sentencia del TSJ que prohíbe a La Caraota Digital y a La Patilla difundir videos de linchamientos. Nunca he estado de acuerdo con nada que ha decidido el TSJ, pues —como todos sabemos— en los últimos 18 años se ha convertido en un simple tentáculo más del Gobierno Central.

Cuatro días después ocurrió algo que me hizo pensar lo impensable: ¿será que el Tribunal, al menos por esta vez, tiene razón?

El 12 de junio en horas de la noche un hombre fue asesinado en el CC Sambil Caracas. Inmediatamente, fotos del evento empezaron a circular. Basta buscar “#Sambil #Caracas” en Twitter para encontrar tres fotos desde diferentes ángulos, tomadas con celulares por visitantes del centro comercial -las cuales no incluimos en esta nota por respeto a la familia y amigos de la víctima.

[yop_poll id=”7″]

A pesar de la epidemia de homicidios que se vive en Venezuela, no deja de impactarme cómo una persona puede ser asesinada en un centro comercial y que el culpable escape como si nada.

Más impactante, sin embargo, fue el hecho que al menos una docena de ciudadanos se quedara en los alrededores del lugar, tomando fotos de la víctima.

No es la primera vez que un crimen violento es reportado con tanta ligereza en redes sociales. Bajo la premisa de la lucha contra el bloqueo de los medios tradicionales y del apoyo al periodismo ciudadano, todos hemos compartido fotos de linchamientos y víctimas de asesinatos en Facebook, Twitter y WhatsApp.

Ojo, yo no estoy como para lanzar la primera piedra. Hace poco compartí vía WhatsApp unas fotos del asesinato de un delincuente, y un buen amigo me paró en seco: “Anabella, un poco de mal gusto pasarlas por el grupo. De verdad, hay que medirse con estas vainas”. Mi amigo tenía toda la razón, y me hizo particular ruido que me haya parecido muy “normal”, pues precisamente me habían llegado minutos antes por otro chat. En cuestión de segundos, me di cuenta que mi humanidad se esfumaba.

Compartimos imágenes violentas con tanta ligereza como las fotos de nuestras mascotas.

Esto lo hemos notado todos, pero me costaba entender el por qué. Sobre esto, conversé con Manuel Llorens, psicólogo y amigo de la casa, que me planteó tres puntos que bien vale la pena considerar.

Para Manuel el punto de entrada es la noción de trauma psicosocial de Martín-Baró, cuyos síntomas o causas son fundamentalmente la violencia, la polarización social y la mentira institucional. Según Manuel, el roce constante con un entorno militarizado y de violencia sostenida y crónica, termina convirtiendo a la propia violencia en la opción más disponible para resolver los conflictos. Esto, en última instancia, se traduce en traumas individuales e impacta las relaciones sociales.

También habló de saturación de la empatía: al encontrarnos frente a imágenes fuertes y desgarradoras de manera cotidiana, se pierde la capacidad de empatizar con ellas. Tal puede ser el caso de los médicos en una sala de emergencia, quienes eventualmente comienzan a mostrar desapego emocional frente a sus labores diarias.

Por último, comentó sobre un tema que vale la pena investigar con mayor profundidad: la aparente fascinación que muestran los ciudadanos ante imágenes fuertes, incluyendo las de asesinatos, saqueos y linchamientos. “Esto es todo lo contrario a la empatía”, y a pesar de lo horrible que muchas imágenes violentas pueden ser, son compartidas y comentadas por miles en redes sociales.  

La delgada línea entre “información” y amarillismo

A medida que los medios tradicionales han sido lentamente bloqueados y regulados por el Gobierno Central, las redes sociales han cobrado nueva relevancia. Incluso, se ha impulsado mucho la noción del periodismo ciudadano.

Si bien estos medios no convencionales han permitido mantener a la población informada, también han modificado la manera en que reaccionamos ante las imágenes de violencia. Incluso, han hecho que el concepto de periodismo responsable sea cada vez más difuso ya que todo se “informa” bajo el paraguas del “derecho a la información oportuna”.

Lo que debe circular o no, en medios de comunicación y redes sociales, es un debate que sigue abierto. Lamentablemente, mientras este debate se da, se ha ido disipando la empatía, y en su lugar, va surgiendo el morbo. Esto me recuerda una de las primeras escenas de la película “Tesis” -el primer largometraje de Alejandro Amenábar-, cuando la protagonista lleva su esquema de trabajo de grado sobre violencia audiovisual a su tutor, y este le dice “sobre todo teniendo en cuenta lo delicado del tema, en estas cosas lo usual es caer en el morbo”.

El impacto de las imágenes va más allá de la simple reacción inicial

Los fotoperiodistas de guerra se suelen enfrentar al dilema entre informar o resguardar el dolor ajeno, y sólo cierto grado de desapego emocional les permite seguir un buen ritmo de trabajo. Sin embargo, hay casos como el de Kevin Carter quien, tras ganar un Pulitzer en 1994 por fotografiar a un niño sudanés famélico con un buitre detrás, se suicidó ya que —en sus palabras: “estoy deprimido […] sin teléfono […] dinero para el alquiler […] dinero para la manutención de los hijos […] dinero para las deudas […] ¡¡¡dinero!!! […] Estoy atormentado por los recuerdos vívidos de los asesinatos y los cadáveres y la ira y el dolor […] del morir del hambre o los niños heridos, de los locos del gatillo fácil, a menudo de la policía, de los asesinos verdugos”.

El impacto de las imágenes va más allá de la simple reacción inicial. Pero, tal y como afirma Llorens, el impacto también dependerá del marco en que se compartan. El titular que presente la foto, el mensaje que la acompañe e incluso el medio en que se decida compartir hacen una diferencia sustancial.

No es lo mismo entrar en un medio digital y ver imágenes fuertes en la sección de “Sucesos”, a encontrarlas en el feed de Facebook acompañadas por mensajes como “sin filtro”, “la tomé yo mismo” o “se lo merecía”. En el primer caso, el foco es informar, pero en los demás, parece ser pura y simple fascinación o morbo.

Incluso, algunos medios digitales explotan la morbosidad de su audiencia al compartir una y otra vez, imágenes violentas con mensajes inapropiados pero atractivos, siempre incluyendo las palabras “(VIDEO)” o “(FOTO)”, para atraer aún más a los lectores (clickbaiting).

Entonces, ¿el tribunal?

Desde el domingo me carcome la terrible impresión de que estoy de acuerdo en algo con el Tribunal Supremo de Justicia. Manuel me calma. “Hay un peso de lo político en estas decisiones”, dice, y ese peso parece reafirmarse cuando me comenta que los especialistas en materia de salud mental no se reúnen con el Gobierno Central para hablar del impacto de la violencia audiovisual desde 2003 ó 2004. La última vez que él asistió a un encuentro de ese tipo, fue en la sede de la OMS e incluso estaba presente Jorge Rodríguez (“antes de que entrara al CNE”). Sin embargo, la idea era recopilar tesis simplistas para justificar el control sobre los medios y no atender realmente a los niños y jóvenes afectados. Se hizo más que evidente que lo intereses eran otros.

A pesar de esto, parece necesario -hoy más que nunca- ampliar los debates sobre el impacto de imágenes fuertes sobre individuos y sociedad, y cómo debemos protegernos.

Mientras tanto, antes de mandar cualquier foto o video por WhatsApp, o apretar el botón de compartir en Facebook o Twitter, tomen dos segundos para pensar si eso contribuirá con nuestra golpeada libertad de expresión, o si tal vez hará más daño a una población distorsionada socialmente. Llorens me dejó con un recordatorio fundamental al despedirse: “la tecnología impacta la manera como reaccionamos”.

34 COMMENTS

  1. Bueno, en Venezuela está el problema de que al chavismo no le conviene que, valga la rebuznancia, se SEPAN los problemas, más le importa un pito que EXISTAN dichos problemas, puesto que ellos mismos los provocaron o los maximizaron para potenciar su control político sobre la población.

    Del otro lado, estoy de acuerdo en no caer en amarillismo barato, o de sacar el morbo a relucir, en estos casos lo que hay que hacer es acompañar las fotos de la leyenda adecuada, en lugar de salir a decir simplemente “¡ASESINOS!” y poner la foto con todo el detalle sangriento, hay que poner “Otra víctima más del hampa”, y, en todo caso, sigo viendo innecesario poner una foto donde se le vea hasta el espinazo al desafortunado.

    Estoy en contra de la sentencia del TSJ porque sin importar qué efecto colateral logre ser beneficioso, es una sentencia hecha con la intención inmunda de mantener la censura en el país y ya, no se puede perder eso de vista; es algo que se hace para que la población no se pueda enterar de que está ocurriendo lo que sucede en estos días en el país, porque la ignorancia y el apagón informativo son armas de control político usadas por el chavismo también.

  2. El hecho que tú creas que se te esfuma tu humanidad no es razón suficiente para justificar la censura.

    Al final, es tan arbitrario, por poner un ejemplo, prohibir noticias negativas para el gobierno porque afectan la gobernabilidad como prohibir vídeos de linchamientos porque promueven el morbo.

    Podría ser más convincente argumentar a favor de medidas “posteriores” (multas, por ejemplo) contra los medios que, siguiendo un ejemplo tuyo, hagan llegar vídeos violentos a niños. Pero defender la censura previa es simplemente absurdo, rayando en imposible.

  3. El Estado no debe encargarse de asegurar la “empatía” de los ciudadanos. No necesitamos un Estado Niñera, sino un Leviatán que aplaste al hampa.

    Lo peor que podríamos hacer sería dejar en manos de psicólogos sociales el poder de censurar contenidos digitales.

  4. Más allá de la desiminación de las imagenes y videos capturando violencia, el problema al final es la gente y la solución no está en la censura sino en soluciones integrales que lleven a nuestra sociedad a otra dirección, junto a que cada quien haga un trabajo de consciencia. Por otra parte, va en contrario a la razón buscar impregnar al TSJ con las motivaciones propias respecto al tema, cuando es notorio y comunicacional sus intenciones represivas y ocultadoras de la verdad ya que aun con todo lo horrible, sangriento y dantesco que sea, esas imagenes son la realidad diaria del país.

  5. El TSJ debió mas bien promover que se pasaran esos videos en cadena nacional.

    Asi mucha gente termina de entender el pais en el que vive.

    La censura nunca es el camino

  6. Nadie habla de censura sino del morbo y la fijación por vídeos donde se graban muertes, asesinatos, autobuses que se caen por barrancos etc. nada saludables para una sociedad. Qué vergüenza como la gente que ha comentado aquí justifica el “derecho” a querer ver este tipo de contenido.

    • Nunca es labor del Estado velar por el pudor de sus ciudadanos. El derecho a la libertad de expresión e información no puede verse reducido por consideraciones morales.

      • Creo que aquí el tema no es “velar por el pudor de sus ciudadanos”, sino prevenir daños. Hay consecuencias bien tangibles a la exposición a este tipo de videos. Tengo el mismo miedo que tú: la línea a la censura es fina, pero como sociedad hemos decidido que hay imágenes que no son aceptables compartir. Por ejemplo, ¿que la pornografía infantil sea ilegal limita tu libertad de expresión?

        • No hay punto de comparación con el abuso infantil. Las fotos y videos de linchamientos son evidencia de un crimen realizado en público. Lo otro es un acto monstruoso cuyo fin es producir fotos y sacarles beneficio.

          “Como sociedad decidimos” es una frase extremadamente desafortunada. Parte de esa ilusión de la “voluntad general” que tanto daño ha hecho a la idea de democracia. La sociedad no “decide”, los individuos deciden. Los argumentos utilitarios no bastan para limitar la libertad, en tanto no hay un “bien social” superior.

  7. Totalmente de acuerdo en hacer posts en Español. Y de acuerdo con el tema tratado. No es censura prohibir las imagines fuertes, si aún se puede reportar el suceso.

  8. Esta chavista burgués es la misma que dijo que había que dejar que el país se acabará para asegurar la destrucción del chavismo. No se puede esperar que entienda lo que es la.libertad de expresión, de poder difundir información le guste o no a ciertas personas.

    • Bueno, bueno, tampoco lleguemos al punto de decir que es peor que el Padrino 3, tratemos de conservar la cordura por un momento.

      Creo que el artículo al que haces referencia ciertamente se dijo que la destrucción del chavismo puede darse por dejarlos en el poder hasta que salga la gente neurasténica a echarlos a patadas, llevándose por delante a cuanto colectivo y guardiecita nacional que se atraviese, pero si no mal recuerdo también señaló varias de las posibles consecuencias que eso traería al país, principalmente el asunto de la cantidad de muertos que habrán para ese entonces (Y no hablo de muertos durante las protestas, en este país matan más gente en días normales que en los de protesta)

  9. La foto o filmacion del evento no es tan importante como el hecho que ocurran y las causas que los producen y ADEMAS que la gente responda afectiva y efectivamente al evento y se les suscite una posicion de rechazo que censure las causas que los provocan. La foto puede servir para satisfacer el morbo de la gente pero tambien para sensitivizarlos al drama que representan y para que actuen en contra de las condiciones que hacen posibe que ocurran . Si cumplen este ultimo proposito entonces puede ser que se justifiquen ……. !!

  10. I remember El Nacional came under attack by the regime a few years back for publishing photos of the bodies of victims piled in the infamous Caracas morque (the name escapes me). Horrifying though it was, it served a journalistic purpose. Confirmed by the response from the regime it drew. I believe the charge was causing stress in children, or something like that.

    There is all sorts of horrible stuff floating around on the internet. As a father, it particularly horrifies me what is out there. It is possible that people see this stuff who did not intend to see it, and should not by any reasonable standard see it. I don’t want to see it (to take a random example, if you google a place like Acapulco, you’ll probably not have to roam far to see pictures of mutilated corpses).

    Nevertheless, I think it is generally up to us as adults to self-regulate what is appropriate to express and to view. For those under our care, we just have to teach self-regulation, and take whatever measures we reasonably can to encourage/facilitate that.

    If society is going to shit and taking a prurient interest in other peoples’ hell is a growing trend, -something I am not sure about, because people have always been fascinated to some extent by gore- censorship is not going to help, in any event.

    Finally, if people weren’t so fully tied up doing non-productive things like standing in line, they might not be checking this sort of thing out on their phones so much. Perhaps this is a trend caused by an overabundance of unoccupied and desperate people contemplating the possibilities of their own demise.

  11. Censura es dejar la responsabilidad en manos de otro, algo cada vez más frecuente en esta Venezuela que se hunde.
    No ser morboso es una decisión propia, tal como lo es auxiliar a un necesitado o no fumar, algo cada vez más escaso en esta Venezuela con locus externo de control.
    Por eso llegamos a donde estamos y seguiremos así por décadas.

  12. A ver, siguiendo esta lógica, ¿No sería lo mismo que una sentencia del TSJ que prohíba que se difundan videos y fotos de gente pobre, enferma o que esté pasando hambre? ¿Una sentencia así acaso evitará que eso siga pasando o de alguna forma ayudará a resolver el problema? Se supone que una de las excusas del chavismo es que los pobres disque “eran invisibles en la cuarta, nadie les paraba bolas”, y se supone que hasta gente que es acérrimamebnte opositora le endilga a Chávez el “logro” o la “buena cualidad” de que “tomó en cuenta a los pobres, les dió una voz y le pagan eso con amor”

    Entonces, se supone que estará mal, y será morbosidad, dar a conocer que hay gente pobre, enferma o que está muriéndose de hambre, porque se seguirá usando una excusa tan absurda como que “es que eso le causa zozobra a la gente”, que ha sido la excusa que el chavismo ha usado para censurar todo lo que le ha dado la gana en Venezuela.

  13. A veces me pregunto si saliendo del chavismo se iran arreglando los problemas del pais. Cuando en realidad el gen autoritario esta presente en cada uno de nosotros, y terminamos aceptando como cierto & natural cualquier restriccion a nuestras libertades por el bien “colectivo”.

    Como es costumbre con cualquier medida, decreto o regulacion con tufito de autoritarismo, el remedio termina siendo peor que la enfermedad…

    No podemos usar al estado para TODO co#o!!!, dejen de estarle dando mas atribuciones autoritarias al estado para que cualquier bobolongo comunista trasnochado justifique con esas sentencias mas arbitrariades.

    • Hablado como un propio Libertario. La gente no ve mas alla de sus propias narizes. Les encanta reprimir al otro. Si no piensas igual, ellos apoyan a que el gobierno venga y te reprima…. Da lastima leer algo como esto, me doy cuenta que la gente es igual de bruta e ingenua como cuando eligieron al comandante eterno…. Saludos amigo, mis respetos por mostrar pasiencia y cordialidad con esta gente, yo no puedo.

  14. Yo estoy de acuerdo. Sé que el TSJ no aprobó la ley con fines pro-humanitarios; sin embargo hay cierto tipo de material que, de hacerse público a través de los medios, genera más eventos del mismo tipo. Por ejemplo cuando se publicitan noticias relacionadas con suicidios tienden a convertirse en incentivo para otros suicidas. Es por eso que en la mayoría de países, aunque los suicidios ocurren todos los días en el mundo, no se emiten noticias con esta información. En el caso de los linchamientos, creo, podría darse un efecto similar (sé que el tema de los suicidios se ha estudiado, en el caso de los linchamientos de manera específica no estoy tan segura). Además una cosa es informar y otra permitir el material gráfico, que igualmente va a rodar por las redes, lo que hacen los medios masivos es establecer el germen para una mayor difusión. No sé por qué mucha gente considera que no ver el material como tal limita la información sobre ello. Cuando pasó el 11M en Madrid por ejemplo yo vivía en Madrid y nunca vi de forma directa ningún cuerpo mutilado ni nada, si acaso de manera breve algunos pies saliendo de mantas y en el medio de grabaciones llenas de confusión, personas con hollín y probablemente algún cadáver se coló, murió mucha gente. Pero no hubo en ningún momento la intención de mostrar el lado más sangriento. Eso no impidió que nos enterásemos de qué pasó y de que causase un impacto muy hondo en todos. De hecho en otras partes del mundo hay un cierto lado gore con imágenes como pies bajo mantas, tanatorios, tumbas…pero en general se evita mostrar como tal a la persona. En las ciudades en que he vivido ha sido así en todas (no he vivido en todos lados, pero bueno, han sido cuatro sitios repartidos entre América y Europa, distintos entre sí). No es que nos tengamos que engañar ojo, siempre hay rastros amarillistas, en algunos periódicos ponen la imagen pero toda desenfocada, etc.

    Informar no pasa por mostrar el cuerpo de una persona mutilada (u otras imágenes fuertes). Otra cosa es cómo vaya a ejercerse esto en la práctica y cómo se pueda usar para censurar con cualquier pretexto…porque en Venezuela siempre todo tiene un pero. Al final Aylan murió, todos vimos su cadáver y ahora mismo Europa sigue fallando miserablemente como proyecto en el trato a los refugiados. La censura no pasa por prohibir vídeos de linchamientos ni tampoco informar pasa por permitirlos. La censura vendrá cuando quieran evitar que rueden vídeos de trifulcas por saqueos con esta excusa y al mismo tiempo cuando la gente convierte la barbarie en entretenimiento el valor informativo tiende a cero. Buena suerte si quieren creer que la gente comparte esos vídeos con una voluntad de animar a cambiar las cosas y para que todos se enteren bien del peo. Habrá muchos Aylan en los próximos días. Lamentablemente.

    • Entonces la solucion no es censurar, simplemente tomar consciencia de las cosas para buscar solucion.

      En vez de exigir al gobierno que censure estos contenidos, exijamos a los medios o creadores de contenidos que hagan un mejor papel a la hora de publicar contenidos.

      Si no te gusta lo que hay en ciertas paginas web, entonces no lo veas! si no te gusta lo que hay en la tv entonces cambia de canal.

      En mas, cualquier plataforma social digital como fb, twitter, instagram etc, te permite la posibilidad de reportar contenido violento, morboso, pornografia etc, para que asi ellos actuen y quiten el contenido por su propie cuenta y notifican a los dueños del contenido que han incurrido en una falta y su cuenta podra ser removida.

      Mas pronto que tarde, la gente comenzara a tener mas cuidado con lo que publica.

      Mira hace tiempo que en mi facebook no salen contenido relacionado con la patilla, maduradas, la iguana, vtv, elchiguirebipolar, dolartoday, aporrea y otros nuevos que estan saliendo porque ya me da hasta fastidio leer los mismos posts una y otra vez con diferentes titulos.

      Con sentencias como esta, lo que esta diciendo que los Venezolanos somos morbosos, y que por lo tanto Papa estado tiene que actuar para protegernos a todos.

      Hay que entender el gobierno no es la solucion, la solucion pasa por nosotros mismos!

      au revoir!

      • Desde luego que una de las principales medidas radica en las propias personas que comparten el contenido. No veo ningún problema en admitir que Venezuela es ahora mismo una sociedad insensible a la violencia. Las causas son muy amplias, y no me quiero referir con esto a ningún argumento de tipo darwinista social, no digo que sea “genético” o algo propio del venezolano, pero lo que sí me parece que es difícil negar es que una sociedad con esa dinámica de violencia tendrá efectos sobre sus ciudadanos y puede que este deseo de morbo, probablemente no estructural, sea uno de ellos. ¿Por qué no? Aparte de que el resto de la discusión va en la línea de intervencionismo sí o no. Yo personalmente creo que el papel del Estado es regular y asentar la convivencia, en tanto que en cualquier sociedad hay diversos intereses. Está claro que usted es menos pro-intervencionismo que yo. No me parece una locura que, habiendo medios poco escrupulosos, el Estado pueda regular el tipo de información que se publica. Creo además que no solo es papel del Estado y ni siquiera debería ser el actor principal, en España por ejemplo hay diversos grupos de observación sobre el ejercicio periodístico y se hace control social sobre cómo se publican noticias de violencia machista y otros muchos temas. En Venezuela todo este tipo de instituciones desaparecieron, en muchísimos ámbitos. Si funcionasen de hecho probablemente el Estado no debería intervenir para nada, de ser posible es mejor que el control social se reparta entre diversos actores de la sociedad.

        En todo caso son discusiones muy amplias, de lo que quería dejar constancia es de que sí, presupongo que los venezolanos tendemos al morbo. Pero lo creo de toda la humanidad. Y en todo caso sí creo que por la dinámica violenta de Venezuela, probablemente afecte a los venezolanos de manera particular. Pero entiendo que usted lo vea como algo paternalista. Yo es que creo que la dinámica grupal afecta al individuo más allá de su control en algunos aspectos, no creo que el sujeto sea tan libre ni que la autodeterminación todo lo puede. Cuestión de puntos de vista 😉

        De todas formas en este caso la discusión principal es la voluntad del TSJ, que todos sabemos cuál es y que por ser la que es anula realmente la discusión ética sobre la pertinencia de información gráfica violenta…no van por ahí los tiros.

        Saludos

        • En mi opinion personal, yo no veo esa tendencia del Venezolano a la morbosidad, claramente hay unos individuos con acceso a medio difusion social que publican informacion grafica violenta, pero de alli a decir que es la “mayoria” de los Venezolanos, hay un gran trecho, afirmaciones sin fundamento solo resta credibilidad.

          En todo caso, si existiera un problema general de morbosidad en la sociedad Venezolana, dudo mucho que el gobierno pueda en realidad hacer alguna diferencia, dado que el gobierno esta compuesto por individuos que provienen de esa misma sociedad. Por lo que la solucion de recurrir al estado para censurar esos contenidos carece de toda logica, y no ataca el problema de raiz.

          Para muestra un boton, Leyes Anticorrupcion, Leyes contra el trafico de estupefacientes etc etc. Hay progresos en el combate de dichos flagelos despues de la publicacion de dichas leyes?

          Esas leyes se aplican a conveniencia del funcionario de turno. Tan sencillo como eso. Igual seran aquellas leyes que regulan la informacion veraz y oportuna, el funcionario decide que es bueno publicar y cual no.

          Para terminar concuerdo al menos con el ultimo punto, el motivo real de esta sentencia, y no fue precisamente proteger a la sociedad, sino proteger al gobierno de contenido que desnuda su propia incompetencia.

          Pero en todo caso, hay que reiterar lo absurdo, de dejar en manos de un ente del estado que ostenta el monopolio de la violencia, el control de lo que se publica y lo que no se publica, razones hay de sobras y hay muchos ejemplos en la historia.

          La solucion por concientizar, educar y exigir nosotros mismos a los duenos de contenidos digitales, puede tomar mucho tiempo, pero es la que rinde mejores frutos a largo plazo.

  15. No podemos dejar al Estado la decisión acerca de que contenidos son adecuados para la población y cuales no. Bajo ese argumento cualquier información puede ser sometida a censura por el bien de la “estabilidad de la nación”, y de hecho, ese argumento se ha utilizado ya demasiadas veces para callar noticias sensibles y que comprometen la credibilidad del gobierno. Es ingenuo, no, más bien infantil pensar que una decisión que obviamente está dirigida a censurar y dar sensación de normalidad pueda reportar beneficios a la población. Si yo no quiero ver linchamientos, no les doy click, déjame decidir.

  16. It’s a question of individual/societal conscience/moral upbringing–there are some things one simply doesn’t do, because one knows innately they’re wrong….

  17. Me encantó este post.

    Independientemente de que uno esté o no de acuerdo con una decisión del TSJ, el problema que tenemos entre manos actualmente, no sólo en Venezuela, sino en todo el mundo, es el hecho de que los medios tradicionales y sus periodistas, que eran una institución importante para la comprensión de lo que pasaba, han perdido terreno, frente a Internet, los medios sociales y el mal llamado periodismo ciudadano. En ese ámbito, cosas como la verificación de la fuente, la puesta en contexto, el ahondar en la información, la protección de informadores, el resguardo de las víctimaas, etc. etc. se están perdiendo completamente. Hoy en día, todo se dice, todo se muestra, de cualquier manera y cualquier forma, sin contexto, con editorialización propia, sin verificaciones, sin cuidado de las fuentes ni de las víctimas.

    Para mi, esa no es la libertad de expresión, sino un estado de circo perpetuo, en el que cualquier chisme, imagen o foto es noticia.

    No en balde el periodismo es una profesión y lo debe seguir siendo, porque se necesitan profesionales que den la información.

    • No seas tan ingenu@… nada es perfecto, todo tiene su sube y baja…. Que propones? Que censuren a los “mal llamados” periodistas ciudadanos? Quien censura? Con que criterio? Gente como tu son los que con su voto habilitan a un gobierno como el de venezuela. Creen que sus valores son nobles pero no ven mas alla de sus narizes. Son unos ingenuos..

  18. El problema no es solo QUE se censure, el problema es que haya un CENSOR….quien decide y donde se pone la raya… “That is the question…una cosa son imágenes no aptas para menores, otra cosa es retener información de los adultos votantes por asuntos políticos”

  19. Ya me canse de leer tanta basura en esta pagina. Siempre empujando una agenda liberal. Estan en contra de el socialismo en venezuela pero apoyan a un socialista como bernie sanders por el otro lado. Estan contra que el gobierno controle todo aspecto de la vida de los venezolanos, pero estan de acuerdo con la censura de ciudadanos reportando un crimen… Que es eso??? Dejen la mamagu**bada ya y ponganse los pantalones. Ojala no todos los venezolanos sean tan infantiles, por que con esa mentalidad tan pasiva y “peace and love” nunca saldran de este cancer comunista….

    • En vez de escribir “de el”, tenias que escribir “del”. Se llama contracción, y se explica ampliamente en cosas llamadas “libros” que al parecer no conoces.

      • 1) Lo que dices no es un argumento, no tiene ni logica, es un NON SEQUITUR (googolealo)

        2) Yo vivo en los EEUU desde los 7 an~os. Considerando esto, Creo que mi espan~ol esta mas que bien.

        3) Ere tremendo ridiculo

  20. “No me gustan las fotos violentas. Gobierno deberia censurarlas”

    ES IGUAL A DECIR:

    “No me gusta la pobreza en mi pais. Gobierno deberia regalarles todo”

    Habran sus ojos nojoda! Son USTEDES los que hacen posible que los gobiernos nos dominen como animales….

    Si tu votas a favor a que repriman a tu vecino, lo mismo te puede pasar a ti. Y cuando te pase no te quejes por que te llego lo que mereces por pajuo!

Leave a Reply