A Paraguayan Look at the Paraguayan Crisis

Paraguayan congressman Sebastian Acha is, if nothing else, a very good writer:

No se ha coartado la libertad de prensa, las FFAA no salieron de los cuarteles, la policía acató inmediatamente la destitución del presidente, están en plena vigencia las libertad políticas, no se decretó ningún estado de sitio o excepción, no se ha resquebrajado la independencia ni separación de poderes. La Corte Suprema de Justicia ha rechazado la acción de inconstitucionalidad que pretendía dejar sin efecto la resolución del senado presentada por el ex presidente, y la Justicia Electoral, tambien parte del Poder Judicial ha reconocido al nuevo presidente, basado en que el mismo, al ser compañero de formula de Fernando Lugo, goza de la misma legitimidad otorgada por el voto popular al separado mandatario.

Los 17 gobernadores del Paraguay reconocen a Franco, el parlamento reconoce a Franco. Es decir, no existe ninguna institución paraguaya que cuestione la destitución de Lugo o califique de ilegítimo al presidente Franco. El propio Lugo aceptó someterse y el resultado del juicio político. El propio abogado de Lugo reconoce que el presidente legítimo es Franco.

En Paraguay existen total consenso institucional sobre la legalidad del nuevo presidente, y sobre la plena vigencia de la democracia. Por tanto, si las instituciones paraguayas no ven ningún quiebre institucional, ¿con qué derecho los países vecinos quieren contradecir la interpretación que nosotros hacemos de nuestra constitución?

Caracas Chronicles is 100% reader-supported. Support independent Venezuelan journalism by making a donation.